Votaré por Oscar Iván Zuluaga, Uriel Ortiz Soto

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Quienes tuvimos la oportunidad de escuchar el debate presidencial del lunes en la noche, quedamos con la clara convicción de que los programas del presidente reeleccionista, tienen un 50% de mentiras, con un 50% de promesas incumplidas, y que la mejor opción es votar por Oscar Iván Zuluaga, que ofrece un programa innovador y está demostrando que es candidato serio y le da mucha seguridad a los Colombianos para enfrentar un futuro más promisorio.

Los desesperos del presidente Santos por hacerse reelegir, no tiene antecedentes en la historia de ninguna democracia del Mundo, tiene el cinismo de meter una vez más los dedos a la boca de los Colombianos haciéndonos creer que las Farc, en menos de 24 horas, van a entrar en reconocimiento de las víctimas de un conflicto armado que lleva más de cincuenta años.

¿Sabrá el presidente candidato, que quienes conocemos las técnicas sobre comunidad y desarrollo, este proceso requiere de un estudio serio y responsable, confrontando fechas, lugares y víctimas, con los diferentes expedientes que se llevan en los respectivos juzgados sobre cada caso en particular? Y que en este orden de ideas, las cosas no son tan fáciles como irresponsablemente lo quiere hacer creer el doctor Santos.

El próximo Domingo elegiremos nuevo presidente, tenemos dos opciones: votar por el candidato reeleccionista, con sus mentiras y toneladas de mermelada repartida a los caciques regionales que se fugaron con sus curules de los partidos que los eligieron; o votar por el candidato del Centro Democrático, que ofrece un programa de gobierno serio y bien ponderado de conformidad con los postulados de lo que debe ser una administración pública  lejos de las componendas politiqueras y sobornos con el presupuesto nacional, sudor del trabajo honrado de millones de compatriotas.

La campaña presidencial que termina nos deja una gran lección: y es que el País jamás debe volverse a embarcar por una nueva reelección presidencial, hemos aprendido que el apego al poder, tiene dimensiones de orden coyuntural y sicológico para la vida de los gobernados, y que debido a todas estas inexactitudes aparecen las polarizaciones con grave perjuicio para la administración pública y la sana convivencia.

Ante los desesperos y mentiras del candidato presidente por hacerse reelegir, no lo debemos pensar dos veces, la suerte está echada: Oscar Iván Zulaga, es candidato serio, con sus intervenciones en público y en privado ha dado muestras de querer encausar el País por las sendas de la prosperidad y el progreso.

Su programa de gobierno, es de un lenguaje: claro, coloquial y entendible, para todos los sectores de la vida nacional, en él, manifiesta de manera muy especial el de educación para presentes y futuras generaciones que prácticamente es la puerta de entrada para solucionar los graves problemas que agobian actualmente a nuestro País.

 

[email protected]

[email protected]

 

  Share: