Trapitos al sol y censura capital

El senador Iván Cepeda pretende imponer en el Congreso una práctica inédita en la política colombiana: citar a debate de control político a uno de sus colegas parlamentarios, el expresidente, Álvaro Uribe Vélez.

El reto de Cepeda, aceptado de inmediato por Uribe, consiste en debatir en el Senado de la República, con transmisión en directo por televisión, la presunta relación del expresidente con grupos paramilitares.

La propuesta, por supuesto, no le cayó en gracia a los partidos políticos y sus caciques tradicionales, ni a uno que otro expresidente con rabo de paja. Pero la deberían apoyar todos los colombianos pues nos serviría, especialmente a los jóvenes para enterarse y aclarar oscuros episodios de nuestra historia reciente.

Sería muy interesante aclarar como fue la financiación por parte del narcotráfico de la campaña que llevó a la presidencia a Ernesto Samper y cual el papel de su escudero el hoy Senador, Horacio Serpa. Y si el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado fue un crimen de Estado para mantener al gobierno en el poder.

O saber la verdad sobre la supuesta alianza del gobierno de César Gaviria con narcotraficantes, paramilitares y otros delincuentes para derrocar el imperio de Pablo Escobar. O las causas, consecuencias y responsables del apagón a que fue sometido el país por meses durante la misma administración.

¿Nos les gustaría saber si durante la toma del Palacio de Justicia por el M-19 el presidente Belisario Betancur ejerció como tal o tuvimos un golpe militar de 27 horas de duración? Y ya metidos en el tema, ¿No sería bueno despejar las dudas sobre la financiación del operativo guerrillero por Pablo Escobar a cambio de quemar los expedientes que sustentaban su extradición y asesinar a los magistrados capaces de autorizarla?

Interesante tener la versión real de quien ejerció la Presidencia de Colombia durante el mandato de Virgilio Barco de quien se dijo que el mal de alzheimer se lo impidió.

¿Que tal enterarnos de primera mano sobre como fue que ocurrieron los falsos positivos y las chuzadas del Das sin que los ministros de defensa de la época se enteraran? ¿O de las verdaderas razones que llevaron a romper años de complacencia y complicidad de un influyente sector de la clase política con las Farc?

Muero por saber quienes fueron los responsables de la crisis financiera que nos dejó el impuesto del 4 por mil y quienes se han enriquecido desde entonces a costillas del pueblo colombiano.

En fin, sobre esos y otros muchos episodios de la historia nacional podríamos hacer claridad de prosperar la propuesta del Senador Cepeda a la que ya le salieron muy fuertes opositores por miedo a que el pueblo se entere de sus andanzas o las de sus patrocinadores.

Colombia necesita sacar sus trapitos al sol.

PD. La censura aplicada por el Gerente del Canal Capital, Hollman Morris contra su excolega Mauricio Arroyabe demuestra varias cosas:

1) Que el síndrome de niño maltratado, según el cual un niño maltratado es maltratador cuando adulto, existe. 2) Que la izquierda entiende la libertad de expresión como la Ley del Embudo. Y 3) Que el discurso de la defensa de lo público en realidad significa “como usar lo público en mi beneficio personal.” Léase “construir mi plataforma para llegar a la Alcaldía de Bogotá”. 

  Share: