El principal problema que tienen los periodistas es la censura directa

  • David González, director del portal La Otra Orilla, al referirse al asesinato de Luis Cervantes, dijo que “desde la Flip sabíamos que era el periodista más amenazado y sin embargo el Estado le retiró el esquema de protección”.

Bogotá, agosto 19 de 2014. El principal problema que tienen los periodistas es la censura directa, es decir la presión para que no informen. El asesinato del periodista Luis Carlos Cervantes es un ejemplo de esto. 

Así lo afirmó David Leonardo González, director de La Otra Orilla y quien trabajó para la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), al compartir su experiencia sobre este medio virtual de comunicación en el evento El Sofá, organizado por el Centro de Emprendimiento y la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario.

Recordó que Cervantes “participó en una serie de talleres sicosociales organizados por la Flip hace dos años en Antioquia, una de las regiones más difíciles para ejercer el periodismo. Hoy vemos que las cosas siguen igual, la violencia es un factor que impide a los periodistas ejercer su oficio libremente”.

“Desde la Flip sabíamos que era el periodista más amenazado y sin embargo el Estado le retiró el esquema de protección”, manifestó el comunicador.

Mencionó que existe la Unidad Nacional de Protección, un programa de defensa a periodistas que se creó luego del asesinato de Jaime  Garzón, que “con todas las falencias que tenga, a pesar de casos como el que acaba de pasar con Cervantes, es un programa que ha salvado muchas vidas”, aseguró.

Desde La Otra Orilla

El proyecto La Otra Orilla nace de un acuerdo entre la Fundación para la Libertad de Prensa y la Organización británica Rory Peck, interesados en dar una herramienta de reparación a periodistas que han sido amenazados y un espacio para fomentar un periodismo responsable que visibilizara los temas vedados por la violencia en el país.

Este es un medio digital que publica crónicas y reportajes escritos por periodistas en las regiones e incluye temas que no se tocan y que, por una u otra razón, no están en las agendas de los medios de comunicación, indicó.

En este tipo de empresa periodística, “uno de los principales obstáculos es el económico. Conseguir recursos para un medio digital en Colombia es difícil”, dijo González al  auditorio que lo acompañó en la Universidad del Rosario.

Para financiarse actualmente el portal cuentan con el apoyo de dos organizaciones no gubernamentales: la Fundación Rory Peck Trust de Inglaterra y el International Media Support.

En su opinión, el periodismo en línea es importante, porque “suple la información que no ha llegado a la ciudadanía”, como en el caso de La Otra Orilla, de la cual considera que su importancia radica en que “está creando un acervo de historias del conflicto colombiano”.

  Share: