Mis apuntes sobre el nuevo gabinete

 

Por: Ricardo Galán.–

Lo primero que hay que decir es que, más allá de la etiqueta partidista y regional que el Presidente Juan Manuel Santos le asignó a cada uno, se trata de un gabinete santista.

La mayoría de los ministros y altos funcionarios presentados este lunes, tanto los nuevos y ratificados, ha trabajado, se ha formado o participado en las campañas del Presidente. Y eso está bien. En un esquema Gobierno-Oposición como el que tenemos de hecho en Colombia el gobernante debe trabajar con las personas que conoce y en las que confía. 

El nuevo gabinete muestra una interesante mezcla de experiencia y juventud. Desde los veteranos María Angela Holguín, Juan Fernando Cristo, Mauricio Cárdenas y Luis Eduardo Garzón hasta los que apenas asumen responsabilidades de alto gobierno como Tomás González, Gina Parodi, Alfonso Prada y Cristina Plazas. Todos están preparados para los cargos en que fueron designados. Eso también es bueno.

Al final el Presidente no cedió a la presión de los partidos políticos y caciques regionales que lo apoyaron. Aunque en opinión de los que saben a los caciques les importan más tener cuotas en sus regiones, en donde pueden hacer lo que les da la gana lejos del control de los grandes medios de comunicación y los organismos de control cuyas oficinas locales y departamentales ellos también manejan.

Que el nuevo equipo es muy capaz no hay duda. Sólo hay que esperar que, a diferencia de lo que le ocurrió a su antecesor, el nuevo Gabinete entienda que los ciudadanos esperan obras y hechos en lugar de promesas. Que no habrá segundo tiempo. 

Ojalá, este equipo renovado entienda por fin que tan importare como hacer es comunicar lo que se hizo. De nada le sirve a un gobierno, por bueno que sea, cumplir todas sus promesas si quienes lo eligieron no se enteran.

 

  Share: