Caída del imperio Caldense

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

El departamento de Caldas nació rico en liderazgo y sus fundadores al tender los primeros cimientos administrativos lo hicieron sobre dos pilares fundamentales: Principios y Valores.

Caldas antes de su desmembración llegó a ser el departamento modelo de Colombia, puesto que estaba Gobernado por auténticos líderes, que hoy se estarán revolcando en sus tumbas ante tanta vergüenza, y oprobio a los valores que con tanto amor y patriotismo sembraron para que sus descendientes siguieran el ejemplo de su grandeza, pero que infortunadamente desde hace varias décadas se han convertido en toda una vergüenza Nacional.

Sobre estos dos ejes, nuestro departamento fue gobernado más o menos hasta la década de los setenta, cuando empezaron los primeros deterioros administrativos, los Reyes del Imperio Caldense no se daban por aludidos y se confiaron demasiado en las administraciones delegadas, puesto que los Alcaldes eran nombrados por Decreto, de terna sugerida por los directorios municipales.

Fueron muchas las veces que de los municipios llegaban voces de alerta en el sentido que se estaban robando los presupuestos asignados para el desarrollo de obras y procesos de infraestructura, los reyes del imperio ante estos rumores procedían a nombrar un delegado de su confianza para que fuera a visitar el municipio, se percatara de lo que estaba sucediendo, dieran tranquilidad a sus habitantes, en el sentido de que no eran más que rumores infundados, chismes de pueblo y de politiqueros sin oficio.

Pero sucedió que los emisarios de los reyes del imperio, como cosa rara, nunca llegaban con informes nefastos, todos eran de alabanzas a sus alcaldes y a su clase dirigente, resulta que los tales rumores si tenían fundamento, puesto que los emisarios de los reyes eran comprados por los Alcaldes de turno, sentados a manteles en medio de las más hermosas y distinguidas damas del pueblo y al firmar el acta de la visita favorable desde luego a la Administración visitada, recibía una generosa bonificación, y los acusadores terminaban como los casposos del pueblo y detestados por la sociedad entera.

Este fue el proceso de desarrollo del monstruo de la corrupción que hoy domina el departamento de Caldas en todas las instancias de la vida Nacional, Regional, y Municipal, con algunas excepciones claro está, no pasa año sin que broten de las entrañas de la Administración casos extravagantes de corrupción.

Todo esto a contribuido que la clase dirigente de Caldas, una vez abandonen sus cargos por diferentes circunstancias, pero por lo regular acosados por la Fiscalía y los órganos de Control, se dediquen más a defenderse y a la vez hacer méritos para ocupar el próximo cargo que a lo mejor será más jugoso, es decir, que la corrupción en Caldas se volvió carrera administrativa.

Recordemos que por la década de los años setenta el monstruo de la corrupción saltó a la palestra administrativa que prácticamente estaba gobernando a Caldas, fue tanto el escándalo que el Procurador de la época, Jesús Jimenez Gómez, convocó a una rueda de prensa en el hotel Tequendama, donde lanzó la lacónica frase: “a Caldas se lo robaron en forma tan descarada que lo único que dejaron fue el mapa”.

Casi toda la clase política del Departamento resultó incursa en semejante escándalo que después de más de cuarenta años de ocurridos los hechos, aún continúa pariendo micos que pronto se convierten en orangutanes, para continuar dominando la administración pública y prácticamente dando órdenes de mando y jerarquía a políticos y gobernantes que sin ningún pudor y vergüenza le cumplen al pie de la letra, quién se revele es expulsado de la nómina burocrática y fácilmente puede ir a la cárcel o al cementerio, por faltón y persona poco confiable.

Los últimos Gobernadores de nuestro Departamento, dos de ellos han sido fulminantemente, destituidos, dejando a su paso toda una ola de desaciertos, cuyos entuertos para enderezarlos se requiere de la paciencia del Santo Job, puesto que los Organismos de Control, como son sus áulicos y eslabones políticos los complacen en sus fechorías.

No es que Caldas sea un departamento pobre, es poseedor de un inmenso caudal de recursos naturales y humanos, pero, lastimosamente todos inexplotados, o cuando mucho para hacer alarde de gestión se crean instituciones a costos elevadísimos que a la postre terminan también en los escombros de la corrupción, con el nombre de elefantes blancos.

Es tanta la pobreza intelectual de la clase dirigente de Caldas, que a los “Honorables Diputados” del departamento les dio porque se tenía que vender la: Zona Franca Andina, un proyecto que a la luz del Comercio Internacional, era vital para su desarrollo, máxime ahora que se está en proyecto la recuperación de la navegabilidad del rio Magdalena. Volver a encauzar una obra de tal magnitud va a ser muy difícil para el futuro exportador de Caldas.

Pero si por la gobernación llueve por la Industria Licorera de Caldas, no escampa, no obstante el prestigio de nuestro licores como unos de los mejores del mundo, especialmente con su ron viejo de caldas, la destilera según informes de última hora, fue negociada burocráticamente por el actual gobernador Julián Gutierrez con el fin de dar cuotas políticas a quienes en estos momentos ostentan el poder en el Congreso de la República.

Tenemos también el caso de Aeropalestina, cuyo monstruo de la corrupción lo tiene tan controlado, que ni el mismo Presidente Santos, sabe qué hacer con obra tan indispensable para el Departamento, pero, que lamentablemente todo lo que llega se obnubila en un torbellino de vaguedades y los responsables no se ven por ningún lado.

Si los Organismos de Control se dieran una pasadita por los despachos de la Administración Departamental, e Institutos Descentralizados de Caldas, muy seguramente que se llevarán grandes sorpresas.

En Caldas se roba y a nadie le importa nada, los Organismos de Control a Nivel Departamental, no ven, ni oyen, ni entienden, son tan complacientes con la corrupción que sus funcionarios esperan pensionarse en santa paz, sin necesidad de herir el monstruo de la corrupción que les da comida, bienestar y seguridad.

 

[email protected]

[email protected]

 

 

 

 

 

 

  Share: