El hincha

• El hincha puede cambiar de país, nacionalidad, religión, trabajo, idioma, casa, esposa o sexo, pero jamás de equipo de fútbol.
• El hincha se cree dueño del Club así no tenga una sola acción, ni vaya al estadio.
• El hincha es director técnico, preparador físico y médico. El hincha es jugador.
• El hincha es periodista.
• El hincha es en esencia inconforme. Puede que su equipo haya contratado a los tres mejores jugadores del último mundial, pero siempre le hará falta un refuerzo o a cambio, el Presidente dejó ir al jugador que no tocaba.
• El hincha no entiende que un partido de fútbol ofrece tres opciones: ganar, empatar o perder.
• El hincha tiende a ver el mundo en negativo. Si el arquero de su equipo tapa 15 tiros de gol, pero deja pasar una bola imposible, siempre verá y hablará del error. Nunca de los aciertos.
• El hincha se cree jefe. Cree que directivos, cuerpo técnico y jugadores están a su servicio. Que están ahí para hacerle caso.
• El hincha insulta, chifla, critica. Algunas veces aplaude.
• El hincha pregunta. Si no se le responde malo. Si se le contesta peor.
• El hincha es irracional, injusto, terco. Desagradecido. Ingrato. Infame. Inhumano. Ciego y sordo la mayor parte del tiempo.
• El hincha es odio y es amor.
• El hincha es pasional. Algunos en extremo.
• El hincha es indispensable. Es la razón de ser del fútbol. El fútbol existe por él y para él. Sin el hincha no habría periódicos, programas o canales deportivos.
• Sin el hincha no habría estadios.
• Sin el hincha, el fútbol sería un deporte tan insípido como casi todos los demás.
• El hincha es el negocio, socio.
• Así a veces lo maltraten, lo ignoren o lo llamen delincuente, el hincha es el REY.

  Share: