Ocho periodistas y un equipo periodístico fueron amenazados este fin de semana en el Valle del Cauca  

Bogotá, 29 de septiembre ­_RAM_. Ocho periodistas de Buenaventura y Cali -Departamento del Valle del Cauca-, que cubren información judicial y de orden público, fueron amenazados a través de un panfleto firmado por la banda criminal “Los Urabeños”, conocida también como Clan Úsuga.

En el panfleto enviado a los correos de los comunicadores el pasado domingo, se declara “objetivo” a los periodistas Gildardo Arango, director del Noticiero Más Pacifico; Yesid Toro, de El País y Q’hubo; Darío Gómez, de Caracol Radio; Álvaro Miguel Mina, de Q’hubo Radio; Henry Ramírez, de Noticias Uno; Christian Mauricio Abadía, de Red + Noticias; Oscar Gutiérrez, de Radio Buenaventura y Julio Cesar Bonilla, de la emisora Comunitaria Voces del Pacífico.

La banda criminal señala a los periodistas de dar información cuestionada por el grupo como “dañina” y “mentirosa” sobre Fanny Grueso Bonilla, alias “La Chily”, detenida las semana anterior en Chile y acusada por las autoridades de ser integrante de “Los Urabeños” y de tener una vivienda en la que se practicaban torturas y descuartizamientos en Buenaventura.

“Debido a los continuos ataques y señalamientos de los medios de comunicación hacia nuestra organización Los Urabeños… el que incumpla la orden de callar que está impartiendo Los Urabeños se le dará de baja y van a ser acribillados…Les damos 24 horas de plazo para que salgan de Buenaventura y a los de Cali también sino tendrán que pagar las consecuencias de sus actos”, advierte la nota amenazante.

En diálogo con diferentes medios de comunicación del país, los periodistas solicitaron protección inmediata y se mostraron sorprendidos por la amenaza directa, pues la noticia de “La Chily” se publicó en el ámbito nacional e internacional y no fue originada por los comunicadores.

Tras conocerse las amenazas, la Gobernación del Valle del Cauca rechazó las amenazas y pidió a las autoridades “brindar todas las garantías necesarias para que el periodismo continúe en su noble tarea de informar a los vallecaucanos”. Entre tanto, Andrés Santamaría Garrido, personero municipal de Cali, solicitó a la Fiscalía General de la Nación, adelantar las investigaciones correspondientes que permitan esclarecer la autoría de las amenazas. Por su parte, la Policía Nacional indicó que extremó medidas de seguridad a los periodistas.

En otros hechos, también en el Valle del Cauca, un equipo periodístico de El País de Cali, que se encontraba el sábado en la mañana en el municipio de Palmira –Valle- haciendo un reportaje sobre tráfico de fauna silvestre, fueron intimidados por un hombre que les quitó una cámara con la que se hacía el registro, les tomó fotos, los amenazó y llamó a más personas para amedrentarlos.

“Con estos hechos negros para la libertad de prensa, ya son 10 los periodistas amenazados en el Valle del Cauca, sumado a 3 agresiones y 6 obstrucciones al trabajo periodístico en lo corrido del 2014, en el departamento del Valle”, dijo Freddy León, coordinador de Fecolper en la zona pacífico.

La Federación Colombiana de Periodistas, insta a la Unidad Nacional de Protección a activar mecanismos de emergencia para proteger a los periodistas amenazados y sus familias; solicita a la Fiscalía General de la Nación investigar, de forma inmediata, la procedencia de las amenazas y sancionar a los responsables.

“Todos los periodistas del país debemos unirnos para proteger la labor periodística. Llamamos a la sociedad en general a acompañar a los periodistas. No permitamos que el efecto mordaza que tienen las amenazas silencie al periodismo e impida el derecho a estar informados”, indicó la Junta Directiva de la Federación Colombiana de Periodistas –FECOLPER-

 

  Share: