10 razones para no confiar en nuestro sistema judicial

Por: Ricardo Galán.–

Crece la desconfianza de los colombianos en su sistema de administración de justicia. Todos los días, como si se hubieran puesto de acuerdo o fuera un propósito nacional, magistrados, jueces, fiscales, investigadores, organismos de seguridad y entes de control incurren en abusos de poder e indelicadezas que contribuyen a su propio desprestigio. Sino me creen démosle un vistazo a vuelo de pájaro a algunos hechos recientes en el día a día de Colombia:

• Magistrados del Consejo de Estado, litigando en causa propia, reviven las megapensiones.

• El Presidente de la Corte Suprema de Justicia le permite a su hijo usar ilegalmente su vehículo de dotación oficial. El joven es detenido por los agentes de un CAI. El magistrado, acompañado de su edecán, una coronel de la Policía acuden en su auxilio saltándose todos los procedimientos que orden la Ley.

• La inteligencia del Ejército sigue elaborando listas de periodistas, diplomáticos y funcionarios oficiales, al parecer para espiar en sus teléfonos y correos electrónicos. Cuando la Fiscalía intenta investigar le niega la información.

• El Fiscal General va por el mundo tratando de convencer a propios y extraños de que terroristas y abusadores de niños no deben ir a la cárcel. Que hay que negociar con ellos.

• La Fiscalía toma partido en las elecciones presidenciales. Abre investigaciones y filtra “resultados” a pocas horas de la votación. Investigaciones y “hallazgos” que después embute en el cajón del olvido.

• La Policía de Bogotá altera pruebas y amenaza testigos para encubrir el asesinato de un muchacho grafitero por algunos de sus agentes.

• La Contralora acusa al Fiscal General de usar el poder de su cargo para favorecer a un antiguo cliente comprometido en el desvío de miles de millones de pesos destinados a proveer el servicio de salud de los colombianos más pobres. El Fiscal reacciona empapelando a la Contralora por el alquiler de un edificio y amenaza con mandarla a la cárcel. La Contralora General huye del país.

• Después de varios meses de investigación los principales responsables de los escándalos de InterBolsa, el Carrusel de la Contratación, el desfalco a la Salud, el robo de las regalías, el asesinato del joven Colmenares y otros casos de relevancia nacional siguen en libertad.

 

• Todos los días se anuncia con bombos y platillos la apertura de investigaciones que nunca terminan, se pone en La Picota pública a personas sin mayor fórmula de juicio y nunca se sabe si fueron culpables o inocentes.

• El hacinamiento en nuestras cárceles se debe en gran parte a que en ellas hay, a veces desde hace años, más sospechosos o inocentes que culpables y condenados.

¿Será que los miembros de nuestro poderoso sistema judicial no se dan cuenta? ¿No les importa?

Deberían preocuparse. La copa está a punto de rebosarse.

  Share: