Colmo de males

Por: Alberto Díaz.–

Una cosa es buscar los partidos y otra muy diferente es regalarse en marca y defensa. Ya va siendo hora que Millonarios esté pensando y planeando la siguiente campaña, dejando claro que jugadores han cumplido su ciclo (por desgaste, falta de entrega, bajo nivel o lo que sea). El partido en Cali, realmente triste y deprimente. Dos equipos que juegan a los carrerones, a los trancazos, al error del rival, a lo que salga, pases sin ton ni son, es decir a nada!.
Increíble el pobrísimo nivel de la mayoría de jugadores. Ochoa (errático y flojo), Delgado (inseguro, el gol no borra las cagadas y la cacería de mariposas en el área), Plata (no levanta la cabeza para jugar), Díaz (viendo jugar al contrario sin referenciarlo). A Ortiz y Robayo se les olvidó marcar. Mayer, Reina y Uribe intentaron desequilibrar pero no alcanzó. Cadavid y Román se contagiaron de la ineficiencia. Al profe Lunari, un mensajito…perder no es ganar un poco, atacar desaforadamente no garantiza resultados, el trabajo táctico se refuerza y un equipo ordenado en la cancha no deja esos “boquetes” o autopistas para que ande a su antojo el rival.
Lo que mal empieza mal acaba. El proyecto español solo dejó dudas y deudas. Una hinchada, la mejor del país si se quiere, no merece esta versión “maléfica” de plantel. Se nota en la cancha lo que pasa en los escritorios y debajo de la mesa con el manejo administrativo y financiero que intentan hacernos ver que son los mecenas, enviados del cielo o cosa parecida. Con buenas intenciones, falsas promesas o entrevistas “tendenciosas y acomodadas” no se ganan títulos y tampoco genera credibilidad. La realidad se percibe en la tabla de puntuación. Al menos esperamos que el equipo sude la camiseta en los próximos partidos y terminen dignamente. Este remedo de equipo, que parece una pesadilla, debe tener una reingeniería pronto. Como diría el filósofo de la calle, HECHOS no PALABRAS.
Albiazul saludo.

  Share: