¿Cuándo procede la extinción de dominio?  

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

La extinción de dominio procede cuando de conformidad con los artículos 15 y 16 de la Ley 1708 de enero de 2014, el ciudadano titular del derecho, ha sido vencido en juicio, puesto que el inmueble había utilizado para fines ilícitos.

Valdría la pena que las autoridades encargadas de practicar las diligencias sobre extinción de dominio de los inmuebles donde se están comercializando celulares robados, le echaran una revisadita a los artículos: 15 y 16 con sus respectivos numerales del 1 al 11, puesto la definición y las causales además de ambiguas, no están nada claras, en cuanto al delito específico del robo de celulares.

No es que nos opongamos a que se continúe combatiendo el delito de robo de celulares a la ciudadanía, que a la fecha ha cobrado cientos de víctimas, pero, sí queremos advertir que tal cual se está procediendo, por cierto muy a la ligera, se están cometiendo injusticas y lesionado intereses particulares de ciudadanos, que nada tienen que ver con la delincuencia organizada de la comercialización de celulares robados, puesto que los inmuebles o los tienen en arriendo o el contrato ha sido cedido a terceros de muy buena fe

La Ley 1708 de enero / 2014, sobre extinción de dominio, hace una serie de precisiones, en la forma en que se debe proceder, para que un bien inmueble sea sujeto de extinción de dominio, desde luego, que no nos podemos sustraer de ella, pero tampoco permitir que se cometan injusticas y muchas veces con violación al debido proceso.

Considero que en la parte preliminar debe agotarse todas las instancias, con el fin de comprobar si realmente existe relación de causalidad entre el inmueble que se pretende expropiar y el delito que se quiere imputar, esto solo se logra con las escrituras y los certificados expedidos por las oficinas de registros de instrumentos públicos, o en ultimas con los contratos de arrendamiento celebrado entre las partes.

En muchos casos los locales e inmuebles confiscados por la comercialización de celulares robados, no existe relación de causalidad entre el inmueble donde se encontró el cuerpo del delito y el dueño del local, puesto que éste, lo tenía en arriendo, existen evidencias que varios titulares de negocios tienen los locales como mera tenencia, es decir sin contrato de arrendamiento.

Considero que la extinción de dominio es figura jurídica tan delicada, que, valdría la pena que las autoridades distritales y de otras ciudades del País, que, han procedido en tal forma, deben actuar con mucha cautela, puesto, que, según abogados entendidos en la materia ha habido exceso y abuso de autoridad y la expropiación en muchos casos no se compadece con el delito que a todas luces no está claramente tipificado como de mayor cuantía, para que se proceda en forma tan drástica, pero que sí, es claro, constituye grave peligro para la sociedad y por lo tanto hay que combatirlo pero dentro de un marco jurídico y legal.

Todo indica que la figura de extinción de dominio mal aplicada, viola el artículo 58 de la Constitución Política, que en términos muy concretos coloca al Estado de Derecho como el máximo garante de la propiedad privada, puesto que en todo momento debe prevalecer el de los particulares sobre los bienes que han sido adquiridos de buena fe.

No queda bien que después de un procedimiento de desalojo donde muchas veces no hay lugar a la defensa de los implicados, con el correr de los meses, el acto administrativo sea reversado con todas las consecuencias jurídicas y económicas que esto conlleva para los funcionarios que practicaron la diligencia, donde los accionantes pueden ejercer el Derecho de Repetición.

Valdría la pena que la Ley 1708 de enero de 2014, se sometiera a una revisión por expertos en extinción de dominio, con el fin de hacerle algunas correcciones para el caso de los celulares, pero, también buscando ampliar su espectro para que sea aplicada a otros delitos tan comunes en las principales ciudades del País, como es el caso de los autopartes, que a diario son robados en las calles y carreteras de las principales ciudades del País.

Sobre el caso de los automotores, bicicletas y motos robados, existe toda una infraestructura de mafias con locales y centros de distribución, que si las autoridades investigaran, se darían cuenta que lo de los celulares es apenas una pequeña muestra de las organizaciones criminales que existen en todo el País lamentablemente obnubiladas por la indiferencia de los ciudadanos que poco confían en la justicia y se abstienen de denunciar.

Recordemos la nefasta época de los años setenta y ochenta cuando a los reponeros se les dio por el robo de relojes, pulseras, aretes y alhajas especialmente de las damas, pero, gracias a una campaña, de motivación y concientización con los dueños de compraventa se logró aminorar este delito, puesto que para poderlos vender tenían que explicar su procedencia y presentar las facturas de compra.

Total que bienvenida la Ley 1708 de enero / 2014 sobre extinción de dominio, pero no debe quedarse únicamente en el tema de los celulares, debemos extenderla a otros jurisdicciones penales, citemos algunas que son el pan de cada día: para nadie es un secreto que en zonas residenciales, funcionan centros de prostitución con menores de edad; también sería muy oportuno extenderla a las clínicas clandestinas donde se practican abortos y se realizan operaciones de belleza, donde diariamente se presentan casos de accidentes quirúrgicos con muertes trágicas, puesto que no reúnen los requisitos legales para ejercer estas actividades.

[email protected]

[email protected]

 

 

 

 

 

  Share: