Murió don Alberto Piedrahita Pacheco

Bogotá, 20 de Octubre ­_RAM_ Apodado “El Padrino de la radio”, locutor deportivo, y la voz insignia de Caracol Radio y RCN, apagó su voz a los 83 años.

El periodista deportivo Alberto Piedrahíta Pacheco, una de las voces más reconocidas de la radio colombiana, murió en las últimas horas en Bogotá.

Desde hace varios meses El Padrino venía sufriendo graves quebrantos de salud, lo cual lo alejó de Caracol Radio.

Piedrahíta nació en El Líbano, Tolima, el 1º de septiembre de 1931. Su apodo surgió cuando aceptó ser el padrino de matrimonio de uno de sus pupilos más recordados, el ya fallecido Juan Harvey Caicedo.

Se radicó en Bogotá en 1948 e hizo de todo para ganarse un lugar en la radio, una de las pasiones de su vida. Comenzó como cobrador, control y celador al mismo tiempo, en una emisora que funcionaba en los sótanos de la avenida Jiménez, en el centro de la ciudad.

Poco a poco aprendió los secretos del oficio y se fue convirtiendo en una de las leyendas del periodismo deportivo, así como una de las voces más reconocidas y autorizadas en radio y televisión.

Conoció el mundo cubriendo Mundiales de Fútbol, Juegos Olímpicos y las principales pruebas ciclísticas en Europa. De hecho, en los años 80 era tan popular y querido por la afición como Lucho Herrera o Fabio Parra.

Todo un maestro, El Padrino fue el guía de al menos un centenar de comunicadores de todos los medios, quienes destacan, además de su capacidad profesional, su don de gentes. A todos los recibió y los despidió con un abrazo. Y a la mayoría les encimó un apodo que luego los hizo famosos.

Piedrahita Pacheco, fue pionero del periodismo deportivo en Colombia. Transmitió la Vuelta a Colombia, varios mundiales de fútbol, y se convirtió en analista de varios programas deportivos.

Su estilo audaz y escueto para informar lo convirtió en el locutor de mayor renombre en la radio colombiana.

Apasionado por la radio; director de programas como “Pase la tarde con Caracol”, cofundador y director del programa “La Barra de las 12” con el que abarcó gran sintonía y el que sirvió de escuela a varios periodistas.

Fue destacado en el campo del deporte con sus narraciones en varias cadenas radiales como RCN Radio, Caracol Radio, Todelar.

En marzo de este año, Piedrahíta permaneció hospitalizado por 15 días en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Colombia, en Bogotá. Salió de la UCI pero siguió hospitalizado, y entonces su familia aseguró que su salud había mejorado.

El mundo de la radio manifiesta desde ya la congoja por la partida de ‘el Padrino’. “Se nos fue ‘el Padrino’ (…) lo vamos a querer siempre”, comentó en Twitter el periodista Gustavo Gómez, de Caracol Radio, mientras que Claudia Morales dijo: “Paz en su tumba (…) Su voz en nuestros corazones por siempre”.

Yídney Piedrahíta, una de sus hijas, comentó en marzo pasado que pese a los dos infartos que sufrió el comunicador de 83 años, recordado por su participación en el programa radial ‘La luciérnaga’, y que le afectaron uno de sus riñones, los médicos dijeron que sus arterias estaban “funcionando bien” y que no necesitaría el marcapasos que inicialmente había que ponerle.

 

Yidney, una de las cuatro hijos que tuvo Piedrahíta Pacheco, también comentó en su momento que era falso que su papá se hubiera enfermado debido a que ya no estaba en ningún programa ni de radio ni de televisión.

Los últimos programas de Piedrahíta Pacheco fueron ‘La barra de las 13’, hace dos años, y ‘La Luciérnaga’, donde colaboraba con una sección hasta hace un año.

Hincha del Club Deportivo lo Millonarios, y pregonero de sus catorce títulos, como de la tierra que lo vio nacer y de la cual se sentía profundamente orgulloso, Líbano, Tolima.

En marzo de este año, fue hospitalizado durante 15 días y permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos debido a dos infartos que sufrió y que le afectaron uno de sus riñones.

Hoy a sus 83 años, sus familiares, amigos, colegas y ahijados le dicen… ¡Gracias Padrino!

 

La voz

El silencio por la partida de don Alberto Piedrahita Pacheco, no será eterno. Su voz se apagó, pero la de sus incontables amigos y oyentes, no se acallará: se honrará a través de la palabra, su brillante paso por la vida; su caballerosidad; su versatilidad y, por sobre todo, el respeto, que, tuvo por las ideas del otro. Un buen ser humano deja huellas imborrables.

La Junta Directiva y los socios del Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB, lamentan profundamente, el fallecimiento del señor Alberto Piedrahita Pacheco, acaecido en Bogotá y, expresan a su distinguida familia, allegados, amigos y colegas, su más profundo pesar y condolencia en ésta luctuosa hora. Q.d.e.p.

 

 

  Share: