Radamel Falcao y James Rodríguez ejemplos a seguir  

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

BOGOTA, 11 de octubre_ RAM_ Definitivamente la clase viene en el empaque y hay personas que por más dinero que tengan y estudio no tienen clase, se ven mal en la forma de vestirse, de actuar, de hablar y de hacer sentir a los demás.

Decía un gran pensador que la humildad estaba en los verdaderos seres humanos y que estaban equivocados los que decían que era necesario ser pobres para ser humildes y en las religiones enseñan que para lograr la salvación eterna y llegar al reino de los cielos es necesario ser pobres, pero la verdad de todo eso es que la humildad se lleva en el ser, en el corazón y en la mente, por lo que hay que tener en cuenta que hay muchas personas pobres que son más orgullosas que los mismos ricos y que son más racistas quienes están en contra del racismo que a quienes condenan como racistas.

No sé si me entendieron lo que quise decir, pero lo dije simple y llanamente porque quiero dar pie a hablar de personas grandes que son un verdadero ejemplo para sus familias, para las empresas en las que trabajan y para el país. Me refiero a Radamel Falcao García y a James Rodríguez, quienes han llegado a lo más alto de la fama mundial, como jugadores de fútbol y como personas.

Así es que se da verdadero ejemplo, en un país que solo nos hemos dedicado a crear estrellas de pacotilla, y digo esto porque mientras que James y Falcao no les interesa dejar a un lado lo que están haciendo para atender a la gente, sin importarles las clases sociales, si son niños, si son mayores o blancos y negros, veía con horror el trato de un ciclista a un periodista que trató de entrevistarlo antes de una competencia, y como son las cosas de paradójicas, Falcao y James dieron de su tiempo y a la fina salieron victoriosos de su partido y el ciclista de marras no alcanzó lo que esperaba sino dejar una mala imagen de arrogante.

Se puede ver en Radamel y en James a dos jóvenes realmente humildes, en el buen sentido de la palabra, quienes a pesar de ganar unos sueldos astronómicos y vivir dentro de las mayores comodidades, no les ha hecho nada la fama y se mantienen tan sencillos como antes, y esto por qué?, simple y llanamente por la formación salida de casa, en donde hay unos padres y madres que se preocupan por la educación de sus hijos y les importa más la formación como personas que como profesionales, aunque las dos vayan a la par.

Da pena, cuando los más llamados “hinchas” agreden a sus compañeros y dejan imágenes bastante negativas a nivel internacional, pero da alegría también cuando comenzamos a ver que a las graderías de los estadios colombianos y especialmente en Bogotá, Medellín y Cali han podido volver las familias completas para ver el rey de los deportes de mayor popularidad, como es el fútbol.

También da alegría y orgullo al ver los resultados de los exámenes hechos por el Icfes, que a pesar de lo que han dicho las pruebas Pisa han dejado excelentes resultados, y también los logros de quienes aspiraron a entrar a la Universidad Nacional, y se enfrentaron a uno de los exámenes de admisión más exigentes del país, dejando como ganador en esta oportunidad a un joven de 17 años de una humilde familia del departamento de Caldas.

Los jóvenes a pesar de las circunstancias están haciendo muchas cosas y están figurando en la música, en el arte y en los deportes, lo que quiere decir que el pueblo colombiano es grande, que es más la gente buena que mala y que decir de las mujeres que comienzan a figurar en la empresa privada, y en el sector público, siendo consideradas como líderes, honestas y buenas trabajadoras.

Vuelvo con lo que decían mis abuelos, no se puede decir “ochi con todos los marranos”, porque aunque en las diferentes profesiones se ve que hay gente que pasó por las universidades y no entró en ellas, hay otros, que si aprendieron la lección y los encontramos destacándose en altos cargos y demostrando la calidad de los colombianos.

En lo que a mi profesión se refiere, da pena cuando se están formando periodistas con vocabularios bastante vulgares, que no saben redactar, que no investigan y que hacen quedar muy mal al gremio, porque les han metido cucarachas en la cabeza con el cuento de que la comunicación social o el periodismo son para figurar y hacer lo que se les venga en gana con los demás y lo peor del caso es que la mayoría de medios de comunicación se dedican a las noticias malas y se olvidan de tanta noticia buena que produce el país, como es destacar a quienes triunfan no solo a nivel nacional e internacional en el campo de la cultura, el deporte y la ciencia, pero para algunos noticieros es más importante seguirle los pasos a las actividades delictivas en las horas de la noche que hablar de los logros de sus coterráneos.

Cuando estamos formando deportistas, estamos formando personas para el bien del país y me perdonan que siga insistiendo en algo, la educación no se da en ningún centro educativo sino en la propia casa y los hijos son el verdadero reflejo de los padres.

Debemos de sentirnos orgullosos de Falcao y de James y de ese grupo de jugadores que andan al lado del argentino Peckerman, porque a pesar de ser unos grandes jugadores de futbol cada día trabajan por ser mejores personas y ser los verdaderos embajadores de una Colombia grande, poderosa y buena, que sobre todo se merece la verdadera paz.

[email protected]

  Share: