Soy capaz de pagar por la paz

Por: Carlos Patricio Eastman.—

Después que se develaran a la opinión pública los acuerdos que se han llegado con la guerrilla de las FARC, quedan dos grandes conclusiones, la primera es que lo que se ha negociado es un cumulo de acciones que no ponen en riesgo temas sensibles para el establecimiento como la propiedad privada, que la filosofía del documento es de tipo progresista y busca alcanzar objetivos en los cuales nadie puede estar en contra como la reducción de la pobreza en el campo, la disminución de la brecha de desarrollo entre lo rural y lo urbano, la profundización de la democracia, la ampliación de la participación política y de las garantías para la oposición y la eliminación del narcotráfico.

Pero la segunda conclusión es que para alcanzar a ejecutar estos propósitos, varios por cierto muy idealistas, se necesitan dos acciones muy concretas, realizar unas reformas legales y constitucionales que deberán tener su trámite en el congreso, que pese a tener sus dificultades les auguro serán exitosas, pero la segunda acción es en la cual me quiero detener pues es la que es más compleja y dolorosa en muchos casos, la de conseguir los recursos para financiar los compromisos adquiridos en la mesa de negociaciones.

No nos olvidemos que para financiar el presupuesto del 2015, donde hay un hueco de 12,5 billones ha sido más que doloroso el trámite, imaginémonos lo que va a ser la financiación del posconflicto donde aun el gobierno ni siquiera ha querido hacer públicas sus proyecciones económicas de lo que puede costar, y eso que aun solo se han negociado tres puntos, faltan algunos muy álgidos pero a la vez costosos, entre otros la reinserción de los combatientes a la sociedad y los compromisos adicionales que se harán con las víctimas del conflicto; si esto lo sumamos a los grandes retos presupuestales del país y del gobierno en los próximos años como la educación, la salud, el sistema pensional y la infraestructura, obligara al estado a hacer una gran reforma tributaria estructural para poder lograrlo.

Allí es donde si tendremos que ver que todos los colombianos y empresarios podamos decir con convicción Soy Capaz de pagar por la paz.

  Share: