Eliminados pero acompañé a Millos!  

Por: José Pérez, hincha azul.

Eliminados, palabra que los hinchas de Millos no escuchábamos desde mayo de 2012 cuando el equipo fue eliminado de la liga local, no accediendo a las semifinales del apertura de ese año. Eliminados, palabra que creíamos se había erradicado del diccionario azul, teniendo en cuenta que nos habíamos acostumbrado a ingresar a cuatro semifinales consecutivas (récord del equipo en torneos cortos; lo máximo había sido el ingreso a tres instancias finales: apertura y finalización 2006 y apertura 2007). Eliminados, palabra que pensábamos, los directivos, la habían alejado de sus escritorios y planes. Eliminados, palabra que suponíamos, los jugadores y cuerpo técnico no contemplaban en sus mentes (más por el peso histórico de un Club como Millonarios).

Eliminados, eliminados, en fin. Pese a que la palabra desde hacía más de un mes rondaba por el Club, no fue un impedimento para viajar otra vez a Bogotá a ver a mi querido azul del alma, más aún, cuando todavía existía una leve opción matemática de ingresar a las semifinales y la esperanza todavía estaba presente, no sólo en mí sino en los 7277 aficionados que llegaron al Nemesio a alentar al equipo (como siempre lo he dicho, Millos cuenta con una fiel hinchada que pese a los golpes recibidos este semestre, demostró que no abandona. Otra hinchada en las circunstancias actuales del azul, no hubiera llegado a 2000 personas).

Eliminados, como nos sentíamos desde finales de septiembre pasado, no fue una barrera para ir al Campín a ver a mi equipo y gozar otra vez del espectáculo de los Comandos Azules y la Blue Rain, que con su aliento y entusiasmo, están en las buenas y en las malas.

Eliminados, como prácticamente llegábamos a este partido, no fue un obstáculo para acercarme al estadio de la 57, esta vez, desde la tribuna de oriental alta y sentir nuevamente la pasión embajadora con sus bombos.

Eliminados y todo, pude ver las ganas, el empuje y el corazón (porque de contundencia y efectividad, poco, poco) que los jugadores le imprimieron a este partido y a otros de este torneo. Claro está que hicieron lo que pudieron con la nómina que le “confeccionó” esta directiva; antes con lo que había, se hizo mucho.

Eliminados y todo, pude ver a un lateral derecho que hacía su debut y que causó grata impresión entre los asistentes ya que parecía que tuviera mucha experiencia. Ojala aprovechen y le den más oportunidad a este “pelao” Nelson Cuero, que si muestra más adelante lo exhibido ayer, seguramente llegará lejos. Tiene algo especial: decisión, pese a la falta de recorrido.

Eliminados y todo, y aunque jugáramos contra el más opcionado para irse al descenso, pude estar alentando al equipo que sigo desde hace 30 años y que pese al mal momento, sigo queriendo.

Queda el consuelo que ni ganando ayer, nos hubiera alcanzado, aún así, eliminados pero acompañé a Millos!

 

Gracias madre y tía Nelly por acompañarme…

Con el equipo, en las buenas y en las malas!

 

Reflexión 1: Qué le pasa al cuerpo médico y a los encargados de la parte física de Millos? Ayer otro lesionado más para variar: Javier Reina

Reflexión 2: Qué piensa el cuerpo técnico con jugadores como Dahwling Leudo y Alex Díaz por ejemplo? Hasta cuándo los van a dejar?

Reflexión 3: Qué piensan las directivas con el enojo y protestas de muchos simpatizantes ayer, una vez terminado el partido? Será que otra vez, como ha sucedido tantas pero tantas veces, anunciarán los refuerzos a falta de 2 ó 3 días para el arranque del torneo 2015? (Millos necesita un recambio significativo para el otro año en cuanto a jugadores y ojala, en cuanto a directivos) Como lo decía un hincha anoche, “esta camiseta se respeta” pero ustedes señores dirigentes, cada día la irrespetan más y más!

Reflexión 4: Finalmente cada uno de los equipos enfrentados ayer, merece su suerte: Millos eliminado y Uniautónoma prácticamente en la categoría B.

Captura de pantalla 2014-11-04 08.53.18

Anécdota: Esta fue la cuarta vez que asistí al Campín y me voy “invicto” (Millos ha ganado dos veces y ha empatado igual número). Este 2014 pude ver el primer partido del equipo como visitante (el triunfo 2-1 sobre Envigado) y el último como local (el 0-0 de ayer). Por último, aproveché la estadía en Bogotá para conseguir las láminas que me faltaban y así llenar el álbum “Pasión Azul”.

 

Noviembre 3 de 2014

 

 

  Share: