Estudiantes colombianos diseñan silla para niños con problemas de postura    

Bogotá, diciembre 17 de 2014. Mantener una postura adecuada por largos periodos de tiempo en niños y niñas con limitaciones motrices de origen neurológico, ha sido una preocupación constante para padres y terapeutas. Esto inspiró la creación la silla Incluchair.

Esta silla terapéutica fue diseñada por las terapeutas ocupacionales Adriana María Ríos, María Cristina Vargas y Liliana Álvarez, investigadoras del Programa de Terapia Ocupacional de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, y por la diseñadora industrial Mónica Paola González, investigadora de la Facultad de Diseño Industrial de la Universidad de los Andes.

“Con esta silla los niños y niñas mejoran su postura, lo que no sucede con las sillas convencionales, pues cuando las personas con limitaciones motoras se sientan en ellas comienzan a resbalarse porque no cuentan con los ángulos necesarios para que puedan estar estables”, dijo Adriana María Rios Rincón, investigadora principal del proyecto vinculada al Grupo de Investigación en Ciencias de la Rehabilitación de la Universidad del Rosario.

Incluchair tiene 20 grados de inclinación hacia adelante, lo que permite mantener una posición erguida por periodos de tiempo prolongados, lo cual favorece la participación, el desempeño y la interacción en diferentes actividades tanto personales como sociales. Por ejemplo, los niños y niñas mantienen mayores niveles de atención en clase, hacen mejor sus trabajos manuales, potencializan su voz, obtienen mejores resultados durante sus sesiones terapéuticas y socializan más fácilmente con las personas de su entorno, explicó la académica.

Esta silla puede ser utilizada en escenarios escolares, terapéuticos, familiares y su utilidad se refleja en niveles de independencia, autonomía, cambios de posición, comodidad y seguridad; es así como los niños y niñas pueden levantarse y sentarse sin o con mínima ayuda de otros.

Tras bambalinas

Detrás de la silla inclusiva hay un fuerte trabajo de investigación adelantado por los profesionales en Terapia Ocupacional y Diseño Industrial (formados en Ciencias Biomédicas) que desarrollaron el proyecto, el cual contó con la participación de especialistas, padres de familia y niños y niñas con parálisis cerebral (moderada y leve) organizados en grupos focales.

“En la primera fase, identificamos los requerimientos de diseño de acuerdo con la experiencia de terapeutas y moldeamos las estructuras anatómicas como la pelvis, la cadera, los muslos y la espalda involucradas en el mantenimiento de la posición sedente, es decir, la mejor postura para estar sentados; posteriormente, diseñamos diversos prototipos que fueron probados en los niños y niñas con alteraciones neurológicas. En esta etapa recibimos mediante entrevistas las percepciones de ellos, de sus padres y terapeutas. Finalmente, sometimos el prototipo a pruebas clínicas y nos dimos a la tarea de identificar por medio de electrodos cuáles eran los músculos más activos que favorecían la posición erguida en los niños y niñas. Al comparar encontramos diferencias significativas cuando los niños estaban sentados en silla normal y cuando estaban en la silla Incluchair”, en la cual los músculos alcanzaron una mayor activación, lo que resultó en que lograban una posición más erguida cuando estuvieron sentados en la silla Incluchair”, dice Adriana Ríos.

Niños con problemas de postura

Los usuarios potenciales de la silla inclusiva, además de niños y niñas con parálisis cerebral moderada y leve, son aquellos con problemas posturales, dentro de los cuales se cuentan niños y niñas con síndrome de Down, antecedentes de prematurez y con desarrollo típico (sin discapacidad) que presentan problemas de postura en el desarrollo de sus actividades.

La silla terapéutica es el resultado de procesos de investigación aplicada en el área de diseño inclusivo, y soportada por metodologías de la Biomecánica y el Neurodesarrollo que en palabras de la investigadora “busca que los niños y niñas con alteraciones neurológicas hagan parte de una sociedad, no sean estigmatizados o discriminados, cuenten con mayor autonomía y tengan mejor desempeño de sus actividades escolares y cotidianas”.

Por este desarrollo los investigadores de la Universidad del Rosario y de la Universidad de los Andes obtuvieron la patente de invención que en Colombia otorga la Superintendencia de Industria y Comercio.

En pocas palabras…

La silla Incluchair es de carácter inclusivo porque:

  • Aunque es una silla diseñada bajo principios biomecánicos que favorecen la postura de niños y niñas con alteraciones neurológicas, puede ser utilizada por niños y niñas con desarrollo típico, favoreciendo el desempeño en sus actividades.
  • Facilita la participación en actividades escolares en niños y niñas con alteraciones neurológicas. La estética global de Incluchair no genera estigmatización al niño o la niña con parálisis cerebral, en contraste, tiene un aspecto amigable e interesante para todos los niños y niñas cuando se integra en un espacio social como un salón de clase.

El diseño es de fácil manejo porque:

  •  Incluchair no requiere de un conocimiento previo para accionar los mecanismos de graduación de diferentes alturas de la silla, los cuales se pueden manipular fácilmente con una sola mano.
  • El diseño de la base de Incluchair permite al niño sentarse de manera más independiente y segura dada su amplia base de sustentación que le da mayor estabilidad a la silla, de modo que si el niño se apoya en un apoyabrazos esta no pierde estabilidad o se voltea.
  • Incluchair distribuye la presión en un área amplia incluyendo muslos y pelvis y mantiene el adecuado posicionamiento de las estructuras anatómicas.

 

  Share: