Charlie Hebdo: el trazo hecho trizas

Por: Ricardo Rondón Ch.

  •  Lo primero que en la infancia aprendemos de la vida, es a través de un lápiz.

Bogotá, 08 de Enero ­_RAM_ Eran tipos tan comunes y corrientes como los que cualquier peatón, usted y yo, se puede encontrar en un paradero de buses, en la caja de un supermercado, en la fila de un banco, en la banca de un parque, a la salida del cine.

Con una sola diferencia, bien marcada por cierto. Tenían el hábito de matar el aburrimiento de sus congéneres con la imaginación y la gracia, un don superlativo que escasea por estos días donde la intolerancia y la agresión se hacen cada vez más cómplices.

Mataban el tedio con el único elemento capaz de prolongarle la infancia a un hombre o a una mujer hasta el fin de sus días: un lápiz. Algo tan inofensivo como un lápiz, negro, de color, con el que narraban la vida a sus anchas, desde la mesa de dibujo de una sala de redacción o de sus propios habitáculos.

Eso eran ellos: caricaturistas, una especie exótica del oficio periodístico donde se pone a prueba el poder de síntesis de una noticia o de cualquier suceso, con la exposición de un trazo, de un monacho o una viñeta. Un ejercicio parecido al de la poesía, que no permite decorados ni retóricas, y que avanza a la velocidad de un dardo para dar justo en el centro del objetivo.

Hoy, cuando los impresos tienden cada día a desaparecer, y la gente ya no está dispuesta a digerir tanta carreta, la reivindicación del informativo de papel debería correr por cuenta de los humoristas gráficos, tan hábiles, capaces y puntuales para compartirnos el acontecer del mundo, las alegorías y las frustraciones, pero también las tragedias y los sinsabores de sus protagonistas, con la genialidad de sus historietas.

charlie 01
Los genios del trazo de Charlie Hebdo, salvajemente asesinados. Foto BBC Mundo

Quizás ese fatídico día, el más veterano de las víctimas de la brutal masacre de Charlie Hebdo, en París, Georges Wolinski, al borde de los 80 años, se había afeitado bien de mañana con un tararear de La Boheme, de Aznavour, mientras su mujer le preparaba un café caliente. No alcanza uno a imaginar el rostro que puso el viejo Wolinski cuando el encapuchado terrorista lo llamó por su nombre y le descargó la atronadora munición de un fusil de guerra AK 47.

A lo mejor Wolinski, como sus compañeros de Charlie Hebod, Stephanie Charboniere ‘Chorb’, director del semanario; Jean Cabut ‘Cabu’, y Bernard Verlhac ‘Tignous’, portaban el lápiz, su herramienta de labores entre los dedos, o atravesado detrás de la oreja, cuando los yihadistas violentaron su espacio. Alguno de ellos borraba algo sobre un papel, o hacía una broma, o celebraba un chascarrillo, como suele suceder en esos rincones de las redacciones, que es lo más parecido a un tejado con gatos.

Un intimidante AK 47 contra un simple lápiz de dibujo. Después el sonido intermitente de la metralla. Los cuerpos indefensos que caen con sus respectivos lápices. La fuga cobarde de los homicidas. Un lapsus de silencio. Y el desconcierto general.

Por ahí empieza a desdibujarse el mito del Mahoma que todo lo sabe y todo lo ve, pero es inconcebible que en su nombre se cometan tantas atrocidades. Una cosa es el Islam. Otra, la barbarie. Ese fanatismo extremo, enceguecido de odio y venganza, ignorante, capaz de entrenar a un jovencito para que se envuelva el cuerpo de dinamita y se estalle, en honor a Alá, dentro de un centro comercial. O perpetrar con saña el crimen de un puñado de hombres frágiles que procuraban la risa de sus lectores de años con el repentismo y la chispa de sus caricaturas.

Un oficio bien serio este de hacer reír con inteligencia. Porque matar o mandar a matar lo hace cualquiera, desde el más poderoso hasta el sicario de pamplinas, y a diario hay muertes por montones en todas partes del planeta. Lo que no saben ni entienden los exterminadores fundamentalistas, en este caso, los del atentado a Charlie Hebdo, es que sus balas, por más fulminantes que sean, no tienen la misma fuerza que el trazo audaz y preciso de la virtud, con su consecuente reacción en cadena.

Prueba de ello ha sido la solidaridad mundial para con las víctimas de esta matanza, sus familias, sus amigos, sus compañeros de escritorio. La risa está herida, sí, no cabe duda, y ese manto luctuoso nos cobija a todos, pero por encima del duelo y la melancolía se erige altiva la mano de la democracia y el entendimiento entre los semejantes, representada en los principios de la carta magna que ha hecho célebre a Francia desde que se constituyó en República: Libertad, igualdad, fraternidad.

¿Qué pensarán los de la yihad ahora que el mundo está volcado sobre el drama de los caricaturistas, varios periodistas y diseñadores, doce en total, de la masacre de Charlie Hebdo? ¿En que oscuro hueco, atrapados en su propia trampa, como roedores de albañal, estarán los hermanos Said K. y Chérif K., musulmanes franceses, autores de tan penosa mortandad?

charlie 6 Sobrevivientes
Sobrevivientes de la redacción anuncian para el próximo miércoles 14 de enero una tirada de un millón de ejemplares de Charlie Hebdo

 

¿Seguirá el gobierno de Francois Hollande apretándole el cuello a los ciudadanos franceses con exorbitantes impuestos para respaldar la alcahuetería de los refugios migrantes? ¿Es posible que Hacienda siga descontando hasta el 40 % de las ganancias de sus compatriotas para sostener la rapiña: la cantidad de cuervos que asume criar todos los días?

Esto debería analizarlo el mandatario francés después de que se apacigüen los ánimos y la Torre Eiffel vuelva a encender sus luces, por estas noches apagadas en señal de luto. Que primero los de casa, y ya veremos…, porque por estas épocas de conflictos orbitales y durezas económicas, como decimos en Colombia, el palo no está para cucharas. No hay que sacrificar a quienes han forjado la Francia pujante, progresista y libertaria, aquellos que hoy peinan canas y aspiran a que su descendencia disfrute de una nación amable, generosa y segura.

Está visto que la maldad no tiene arrestos para esbozar una sonrisa. Quien no se ríe de sí mismo, no está preparado para la vida. Por eso escoge la muerte y extermina cualquier asomo de sátira o de burla. Pero esta pervive en la memoria de quienes aman la libertad, el respeto por las diferencias, la coherencia y la tolerancia.

Contrario a la estirpe de los Buendía, de Cien años de Soledad; la de la picaresca de Petronio, el de ‘Satiricón’, sí tendrá una y muchas oportunidades sobre la tierra. La muestra es que, para el próximo miércoles, Charlie Hebdo anuncia una tirada de un millón de ejemplares, una edición trabajada a pulso con sus sobrevivientes, con los pocos que quedaron de esa maltrecha redacción, con preocupantes afugias económicas, pero con el mismo vigor, humor y templanza que dejaron como legado sus héroes inmolados.

Por más que el buen trazo haya sido reducido a trizas por balas asesinas, está comprobado que tiene más eco un rumor de sanas y memoriosas carcajadas que la explosión de un carro-bomba en nombre de Alá.

 

  Share:

1 comment

Bastante xenófobos los últimos párrafos… ¿en serio crees que si Francia no tuviera estos “refugios” de migrantes esto no pasaría? Porque esos refugios en realidad son más una especie de prisiones o campos de concentración, en donde cientos o miles de africanos principalmente esperan a un inminente regreso a su lugar de origen. Y la razón por la que esos africanos están ahí es… ¿adivinas?, ¡Claro, que Francia los colonizó por décadas! explotando sus países, dejándoles una herencia cultural que hace que lo más viable es que ellos vayan a buscarse la vida al país europeo con el que más afinidad tienen… porque el esquema colonial y posteriormente el capitalismo rampante los ha dejado sin posibilidades de tener una vida en su país. ¿Te suena? Ajá, como les pasa(ba) a los latinoamericanos en España.
Entonces desde tu loable defensa a la libertad de expresión de estos humoristas franceses que injustificada y brutalmente fueron asesinados por extremistas, acabaste en un peligroso terreno xenófobo que con tanto riesgo habla de estos “cuervos”, que podrían ser tus mismos compatriotas, o los míos, o los de cualquier país pobre, en situación de migración en la búsqueda de una vida mejor.
Porque al final, lo cierto es que ningún terrorista necesita vivir en el país en el que decide atacar. Lo único que necesita es el odio y la enajenación, que como sabemos, coexisten con la marginación y la ignorancia en cualquier parte del mundo.

Comments are closed.