Aplaudidos

Por: Alberto Díaz.–

Noche de fiesta “azul y blanca” en el estadio bogotano ante más de 30 mil enloquecidos hinchas. Faena completa, los artistas a cargo de MILLOS, los espectadores por cuenta del equipo de la frontera, que vieron pasar el balón una y otra vez sin descifrar lo que estaba sucediendo.
El cuadro embajador, fiel a su actual filosofía basada en el toque y calidad exquisita con el balón, se divirtieron en la cancha a su antojo, circuitos de movilidad que los contagia a todos y presión alta. Insúa y Candelo (cracks y directores de orquesta). Uribe y Agudelo (presencia en el área), Ochoa y Deiver Machado se lucieron por las bandas. Román y Henríquez sin desentonar. Vikonis, un espectador más. Vargas, sacrificio. Reina (explosividad y gol). Silva, pase gol y socio de todos. La fórmula del éxito en el partido, media distancia y agresividad en el área rival. Un plus, hasta ahora sigue el arco en ceros.
Justo resultado que pudo ser más amplio si no se dilapidan algunas opciones en el primer tiempo. Cúcuta no propuso nada, mas bien se comportó como un equipo defensivo, tímido y mediocre intentando alguna suerte en el contragolpe.
Arbitraje pésimo y vergonzoso, lejos de la jugada, nada raro en ese gremio, permitiendo al equipo cucuteño quemar tiempo, faltas fuertes y las payasadas de Jiménez, mañoso y traicionero.
Nota: Señores IDRD, alcaldía y policía, no les parece exagerado, absurdo y costoso implementar para este partido tres “incómodos” anillos de seguridad y conceder “tratamiento especial” para cuidar a solo cien pelagatos hinchas del rival??? Eso es detrimento patrimonial.

Albiazul saludo.

  Share: