Contundencia y clase

Por: Alberto Díaz.–

Veinte mil hinchas en la tribuna. Homenaje a Román Torres por sus 100 partidos con la “azul” puesta, eran el presagio de una interesante faena. Millos salió a arrollar a su rival con llegadas punzantes por todos lados pero el arquero rival se hizo héroe. El equipo embajador recurrió a la ya conocida tenencia del balón, seguridad en la marca, relevos en defensa y velocidad por las bandas, premio a ello llegaron los goles (cabezazo de Román y remate oportuno de Uribe). En el primer tiempo Insúa se divirtió con el esférico y sacó algunos de sus “lujos” para surtir a los delanteros. Uribe, fiel a su filosofía arriba, volvió a marcar de penal. El marcador holgado hacía pensar en una posible goleada.

El rival salió envalentonado para el segundo tiempo y aunque Millos parecía superior salió dormido, perdió las marcas, se dejó controlar el balón y permitió el descuento tulueño. En ese momento el concierto de “pito” y las malas decisiones arbitrales desencajaban a cualquiera dentro o fuera de la cancha. Lunari corrigió a tiempo y envió a la cancha a Mayer (cumpleañero), Villarreal y Maxi Nuñez. Así las cosas, retomó la manija del juego y sobre el final del partido Silva anotó con potente remate una habilitación milimétrica de Candelo. Con nueve puntos y el arco menos vencido, el equipo viajará a Ibagué con la misión de un buen resultado y sobre todo ante la expectativa por conocer el comportamiento táctico como visitante. No hay duda, este grupo tiene contundencia y clase.

Albiazul saludo.   

  Share: