“El principal problema de Colombia es la corrupción”: Claudia Palacios

Por: Édgard Hozzman.–

Londonderry, 09 de Febrero_ RAM_ Para los colombianos que viven en los Estados Unidos fue motivo de orgullo y una satisfacción, encontrarse día a día en la Cadena CNN con una voz amable, cálida, y una bella periodista: Claudia Palacios. Ella, sin ningún protagonismo se fue despidiendo. Su ausencia dejó un vacío en quienes se habían convertido en sus admiradores.

Para fortuna de quienes escuchan La W, la volvieron a encontrar en esta frecuencia, reforzando el periodístico de Julio Sánchez, hablando claro y manteniendo su identidad profesional, la que le ha valido el reconocimiento, internacional y nacional.

En Claudia se conjuga, belleza, talento, vocación periodística, sensibilidad y un toque muy femenino que el que le da más encanto a todas sus cualidades.

Sigue en La W, a pesar de los comentarios y rumores malintencionados en redes y algunos programas de radio y televisión. La regla fundamental del periodismo, es consultar a la fuente y, de seguro, Claudia Palacios diría: “¿Por qué no me preguntarán?”.

Contundente en sus apreciaciones, valiente a la hora de sostener la verdad y con un criterio imparcial para defender la noticia, Claudia Palacio se ha convertido en un símbolo del periodismo colombiano.

–El 1 de octubre –día de su cumpleaños—es también el Día Internacional del Vegetarianismo.

 

¿Practica esta forma de vida?

–No, pero no como carnes ni huevo todos los días. No como pollo.

–Durante los últimos años Palmira, su tierra natal, pasa por graves momentos en violencia, delincuencia y corrupción. ¿Cuál puede ser la solución?” ¿Qué puede hacer por para lograrla?

–La misma que para todo: educación, para que la gente entienda que son más efectivas las palabras que las armas a la hora de solucionar los conflictos, y para que vote consciente y responsablemente por alcaldes y concejales. Puedo hacer lo que corresponde a mi oficio: informar.

 

–¿Cómo es un día trabajando al lado de Julio Sánchez Cristo?

–Es un día de leer de todos los temas y de estar preparada para comentar cualquiera de ellos cuando Julio lo requiera.

 

–¿Alcanza el tiempo para entregar información o quedan muchas noticias por fuera?

–Quedan muchas noticias fuera. Eso fue lo que más me sorprendió cuando empecé a hacer radio. A pesar de que son 7 u 8 horas al aire, y periodistas en todas las latitudes, se quedan cosas por decir. Creo que es porque en La W le damos prioridad a ir a fondo con los invitados o sobre un tema, y por eso buena parte de las entrevistas son largas.

 

–¿Cuál cree que es el principal problema de Colombia?

–La corrupción.

 

–¿Cómo hace para dar noticias tan tristes sobre nuestra situación nacional y no llorar?

–La periodista cuestiona; la ciudadana, la madre, la mujer, se indignan, entristecen o lloran. Cuanto estoy al aire soy primero periodista.

 

–¿Los electores tienen mala memoria y por eso la historia de Colombia se repite?

–No es la mala memoria, es la combinación de indiferencia, impotencia y desesperanza de los que no votan lo que permite que gane la ignorancia y polarización de los que sí lo hacen.

 

–¿La gente de Palmira la llama para que denuncie hechos ilegales de la ciudad?

–No.

 

–¿Qué le han reportado los colombianos que viven en Estados Unidos sobre su libro?, “¿Te quedas o te vas?”.

–Ante todo gratitud por darles una herramienta para que su experiencia migratoria sea más cercana al sueño que la impulsó. También me lo dicen muchos latinoamericanos tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica.

 

–¿Vale la pena el sueño americano?

–Sí, cuando se planifica bien, incluso el regreso, por si la experiencia no es la deseada o por si el ciclo se cumple.

 

–¿Volvería a CNN en Atlanta?

–No creo. Quiero mucho a CNN pero me gustan más otras ciudades de Estados Unidos, en las que también está CNN.

 

–¿Cree que Juan Manuel Santos ganará el premio Nobel de la Paz?

–Es posible, pero lo que me importa es que si se lo gana sea porque Colombia de verdad logre la paz, y que la logre aunque no se lo gane. La firma de un acuerdo no es la paz, es solo un paso muy importante para que todos los colombianos empecemos a construirla, y para eso se requiere un líder que se “de muchas pelas.”

 

–¿Qué mejoraría en la información noticiosa en Colombia?

–Daría más contexto, más análisis, más diversidad de opiniones, más regiones, menos banalidad.

–Con su experiencia, ¿se necesitan las Facultades de Comunicación Social en Colombia?

 

–No, se necesitan periodistas formados en disciplinas humanas y científicas que luego se especialicen en comunicación.

–¿Cómo define la Salsa? ¿Un tema salsero con el que se identifique?

–Alegría no pasajera. No puedo decir que me identifico con él pero es uno de los que están en el grupo de los que más me gustan pero que no es tan conocido, y me acuerda de las primeras fiestas, en las que aprendí a bailar. Eran en la calle, en diciembre, cerrábamos la cuadra en el barrio Colombia de Palmira, y bailábamos. Juana E, de La Misma Gente.

 

–¿Por qué no le gustan los piropos? ¿Recuerda alguno de los que le lanzan diario?

–Porque creo que el piropo invade y cruza la línea de la sana convivencia. Es igual que si un desconocido traspasa el espacio personal, como respirar al cuello, como manosear, como que un desconocido entrara a la casa de uno. Tanto si es de mal gusto, morboso y feo, como si es creativo, divertido y bonito. Creo que permitirlo es acentuar los no-valores de una sociedad machista en la que la mujer es un objeto de deseo al servicio de la diversión del hombre. Y no necesito que me digan piropos para sentirme mujer ni estoy dispuesta a que la posibilidad de que me los digan cohíba mi forma de vestir, caminar y hablar.

 

–¿Quiénes han escrito la historia de Colombia los vencedores o los vencidos?

–Ambos, por separado. Ahora deben escribirla ambos, pero en conjunto.

–¿Qué haría si le propusieran ser Ministra de la Información y las comunicaciones de Colombia?

–No aceptaría, es un cargo para el que no estoy preparada. Pero sí puedo sugerir a quien lo sea que diseñe la estrategia para que los medios asuman su rol en respuesta a las necesidades de un país que necesita conocer su historia, reconciliarse y diseñar estratégicamente su futuro. Creo que determinar espacios para la divulgación de la historia, y para crear conciencia social, no es violatorio de la libertad de prensa.

 

–¿Qué mujer le podría cambiar la historia a Colombia?

–Cualquier mujer que llegue a la presidencia marcaría y cambiaría la historia del país. El punto es que lo haga para bien.

 

–¿A quién no volvería a entrevistar jamás?

–No creo que haya “jamases”, menos en un país donde los hechos y noticias se repiten cíclicamente.

 

–El Folclore es arte, pasión, es el sentimiento de un pueblo. ¿Colombia ha perdido su identidad cultural?

–No creo.

 

–¿Alguna vez se ha incomodado con algún entrevistado, por qué?

–Una vez en entrevista con el entonces presidente de Bolivia, Carlos Mesa, pasé un mal momento porque él dijo que las imágenes de unas protestas que estábamos pasando al aire eran de días anteriores. Yo no lo sabía y tuve que ofrecer excusas, aunque la situación de orden público en el país seguía siendo delicada. Me enfoqué en que la audiencia y el presidente entendieran que no hubo una intención de CNN en desinformar sino que hubo un error humano.

 

–¿Cómo celebrará el día de la firma de paz en Colombia?

–No lo sé, creo que con alegría y angustia porque la firma de la paz pasa el balón de los negociadores a todos los colombianos para que entre todos metamos el golazo de la paz. Pero no estamos entrenando como se debe para ese partido.

 

–¿Qué la deprime?

–El no futuro. La última vez que viví ese sentimiento fue hace 4 meses en un viaje al Chocó para un trabajo de campo de mi próximo libro.

 

–¿Qué tema tratará en su próximo libro?

–Perdón y reconciliación.

–En su libro habla sobre la soledad. ¿Una bondad y un peligro de la soledad?

–La bondad es el valor que se le da a la compañía, y el peligro no poder salir de ella. La soledad me permitió entender que no soy solitaria sino independiente.

 

–¿Hillary Clinton llegara a presidencia de Los EE.UU.?

–Sí.

–¿Vargas Lleras o Roy Barreras para la presidencia de Colombia?

–Ninguno de los dos.

 

–¿Las cinco canciones de su banda sonora?

–She’s always a woman, y un montón de boleros, salsas.

 

–¿Qué le pide a Dios?

–Vida armónica e íntegra para mí, mi hijo y los que amo, incluido mi país.

[email protected]

 

 

 

 

  Share: