Empresarios preocupados porque la industria no llenará el hueco del petróleo

  • Las pérdidas del país ante la caída del petróleo se estiman en $20 billones y la industria de manufactura solo aporta un 10% de las empresas creadas.

Bogotá, febrero 12 de 2015.– Desde el segundo semestre de 2014, los precios internacionales del petróleo vienen en caída libre, y se han contraído en más de 50%, escenario que no se presentaba desde 2009. Para TLC al Desnudo, iniciativa conformada por empresarios, profesionales, trabajadores y académicos, esta situación demuestra la fragilidad de la economía nacional, al basar su crecimiento en sectores primarios que no son productivos, ni generan valor agregado.

Cabe destacar que el petróleo representa el 55,2% de las exportaciones nacionales, por lo que con la caída del mismo se presenta una menor entrada de divisas al país, agudizando la devaluación del peso, que durante 2014 superó el 26%. En cuanto a inversión extranjera, el sector minero energético representó el 54% entre 2004 y 2013, pero con precios tan bajos, no es rentable invertir en  proyectos de exploración y extracción. Fedesarrollo estima que las pérdidas del país por la caída internacional de los precios del crudo alcanzan alrededor de $20 billones.

Angélica González, vicepresidente de la junta directiva de Acopi Bogotá, se mostró preocupada ante la difícil situación que enfrenta Colombia, “La desindustrialización no solo se está dando por  la caída de los precios del petróleo, esta viene cayendo en temas de apertura de nuevas unidades productivas en manufactura”.

González afirma que en el último año, de las empresas que se están abriendo en Colombia solo el 10% son de manufactura, 60% comercio y 1,2% agroindustria, agregando que una de las principales causas de esta desindustrialización del país se debe a los Tratados de Libre Comercio (TLC), “En los tres primeros trimestres de 2014 se crearon 240.000 empresas nuevas, de las cuales 61.000 son de Bogotá, pero durante ese mismo periodo alrededor de 75.000 empresas se habían cerrado”.

En ese sentido, la iniciativa TLC al Desnudo llama la atención sobre el hecho que para 2014 el sector minero energético representó el 21,8% de los ingresos del Gobierno, lo que equivale al 3,7% del PIB. Así, por cada dólar que baje el petróleo, el Gobierno pierde cerca de $420.000 millones al año. La balanza de pagos es la más afectada, al aumentar el déficit de la Cuenta Corriente, que entre el segundo y el tercer trimestre de 2014 creció en 21%.

Según cifras del DANE, sectores como el minero y el financiero se caracterizan por su tendencia monopolista, que fortalece la concentración de la riqueza, y son los que menos aportan en la generación de empleo, con el 1% y 1,4% respectivamente, mientras la industria aporta el 12%.

  Share: