Aerocafé y Cormagdalena dos elefantes blancos

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Aunque continúan siendo las esperanzas para desembotellar la Región del Eje Cafetero y otros departamentos adyacentes, con miras a abrir nuevas perspectivas de comercio internacional, y dinamizar el transporte de pasajeros, es conveniente que se escuchen las voces autorizadas de tantos críticos de tan “ambiciosos proyectos”, puesto que según ellos, los estudios técnicos y de viabilidad no están nada claros y dejan mucho que desear.

Debemos aceptar que ambos proyectos han tenido manejos tan deficientes que por la improvisación de las obras, – como en el caso de los terraplenes de aerocafé-, fue un escándalo de tal magnitud que los habitantes perdieron toda esperanza de verlos realizados, pero, aún después de cinco años, continúan sin corregirse, precisamente esta fue una de las condiciones del reciente acuerdo del Gobierno Nacional y la Gobernación de Caldas para el caso de Aerocafé, al apropiar una partida por $10.000.000.oo, para la conservación de lo que hasta la fecha, no ha sido más que una frustración y vergüenza para los Caldenses.

Sobre los terraplenes, se sabe que las licitaciones fueron amarradas y sus involucrados: Diconsultoría S.A, Representante legal: Rodrigo López Arana; IDT LTDA, con la representación de Oscar Alberto Majón Arana; Castro Flores y Cia, con representación de Edgar Alonso Castro Lizarralde; CDC, Ingeniería Ltda, con su representante Luis Manuel Castro Lizarralde y Jaime Alberto Llano García; según la Superintendencia hicieron acuerdos para manipular las licitaciones y poderlas manejar a su acomodo..

Estas y muchas otras irregularidades se conocen de Aerocafé: como en el caso del alegre llanero volador de apellido Cruz, que aterrizó como gerente para proveerse de combustible y hoy lo vemos ocupando altos cargos en el gobierno, dictando cátedras de moral para la conservación del medio ambiente, en la Corporación Regional de Cundinamarca.

Nadie se explica el porqué después de tantos años de haberse replanteado el presupuesto de estas dos obras, quienes las han gerenciado y defraudado, aún continúan, ocupando altos cargos dentro del Gobierno Nacional, los Organismos de Control están actuando más lentos que una tortuga, para darles tiempo que sus argucias se con viertan en justificaciones jurídicas, como por ejemplo el de la prescripción.

Somos tan ingenuos los Caldenes que continuamos comiéndonos el cuento que: aerocafé y cormagdalena, con los precarios estudios realizados y sus deficiencias administrativa, son la redención en trasporte aéreo y fluvial para nuestras regiones: sobre estos dos proyectos es prudente escuchar los conceptos de verdaderos expertos en la materia, que según se puede deducir, ambos adolecen de fallas tan protuberantes, que da la sensación que nuestros gobiernos actúan con pleno conocimiento de causa y no les importa seguir apropiando nuevos recursos con el fin de satisfacer intereses políticos.

No se justifica, se continúe invirtiendo en dos proyectos tan seriamente cuestionados por hechos de corrupción, que si bien pueden tener futuro, se han convertido: en dos elefantes blancos, en barriles sin fondo y en toda una estafa para sus Regiones.

Estas dos iniciativas tienen en común, – según sus promotores-, que de hacerse realidad, contribuirían al fomento de las exportaciones especialmente de los departamentos del Eje Cafetero y de Cundinamarca, en transporte aéreo el primero y fluvial el segundo, puede que su enunciado esté en concordancia con una posible realización, una vez corregidas las fallas técnicas de que adolecen.

Ambos tienen casi la misma edad de nacimiento, pero, sus gestores y promotores después de dos décadas, aún no saben explicar con claridad sus soportes técnicos y los estudios de viabilidad se quedan todavía más cortos, puesto que no existe la certeza de que una vez terminados puedan prestar el servicio para los objetivos trazados.

Lo único cierto es que ambos pareciera que fueran hermanos, hijos de la misma madre, pero de diferentes padres, para no dejarse ver el uno del otro, puesto que su única misión es la de esquilmar el Estado con miles y miles de millones de pesos que se han invertido, sin ningún resultado a la vista.

El caso de Cormagdalena, aún es más aberrante, puesto que su existencia y puesta en marcha es de orden Constitucional, tal cual lo establece el Artículo 331 de la Constitución del 91, que para sus afectos ordena al ejecutivo: crear la corporación Cormagdalena, proveerla de todos los estudios técnicos y científicos a que haya lugar y finalmente asignar las partidas necesarias para su: desarrollo, y puesta en marcha.

Sobre Cormagdalena: aunque existe el plan anticorrupción 2015, que apenas está por empezar a cumplirse, sus anteriores gerentes se han visto en el ojo del huracán por casos de corrupción, por ejemplo por el caso del dragado a un costo de $6.800.000.oo, que fue adjudicado a la firma: Unión Temporal de Dragados Hidráulicos, fue duramente cuestionado por La Sociedad Portuaria de Barranquilla, que además de las deficiencias encontradas en la obra, el contrato no estaba legalizado.

Durante el foro celebrado en octubre de 2014, el ingeniero Jaime Ordoñez, dejó una dura constancia en el sentido que “la navegabilidad que Cormagdalena promete para el Rio Grande, o rio Magdalena, dada las improvisaciones y las fallas en los estudios técnicos, dicho sueño será un imposible para los Colombianos.

Esto desde luego que provocó un enfrentamiento con el director de Cormagdalena, Augusto García y varios de los asistentes al foro, se sabe que el Gobierno Nacional, está muy interesado en que estas dos obras mencionadas: Aeropalistina y Cormagdalena se concluyan, puesto que de corregirse las deficiencias técnicas y colocando en cada uno de ellos, gerentes serios y responsables, muy seguramente que serán la solución para dinamizar el comercio internacional de buena parte del País.

No olvidemos que el Puerto de la Dorada, podría ser un centro de acopio de productos agropecuarios, con el fin de darles un proceso de valor agregado – agroundustrializarlos- para ser exportador vía Cormagdalena a la costa Atlántica y finalmente a los mercados externos.

 

[email protected]

[email protected]

 

  Share: