Colombia, entre los países que más científicos de datos tendrá en los próximos cinco años  

  • Esta profesión, considerada la más sexy del Siglo XXI, resulta vital para que las organizaciones puedan analizar y gestionar sus datos para la toma de mejores decisiones de negocio. Países con mayor desarrollo tecnológico los que más aportarían.

Bogotá, 22 de abril de 2015. Quizá hoy en día el nombre de DJ Patil no le diga mucho a los latinoamericanos, pero en un lapso no mayor a cinco años cientos de miles de personas estarán haciendo lo que él hace o algo parecido. Patil, hasta hace poco vicepresidente en una compañía especializada en el desarrollo de productos de Business Intelligence, es el primer científico de datos contratado por la Casa Blanca en Estados Unidos.

El deseo de ser científico de datos es una tendencia que se expande rápidamente por el mundo. Claramente Estados Unidos por su condición de líder mundial en el segmento de alta tecnología, abandera la generación o creación de este perfil y a su vez el uso de científicos de datos en las más grandes y reconocidas organizaciones. Compañías como Netflix, Youtube, Twitter, Square, NBC, Dow Jones y Facebook se apoyan en este perfil para el descubrimiento e identificación de las necesidades y oportunidades de su negocio, todo mediante el uso de la ciencia de los datos.

En países de Europa como Francia, España, Reino Unido y en la misma Norte América (Canadá y Estados Unidos) ya se cuenta con programas formales de certificación de científicos de datos. En Latinoamérica, los países que se han convertido en referentes tecnológicos, son lo que se vislumbran como los principales promotores de ésta que ha sido calificada como la profesión más sexy del siglo XXI.

“Con la apertura de los primeros programas de científicos de datos en Latinoamérica y el auge del Big Data en países como Colombia, Brasil, México y Ecuador, podemos calcular que la región contará con cerca de 300 mil científicos de datos en los próximos cinco años”, destaca Sandra Milena Hernández, Marketing Manager de SAS, compañía abanderada de la analítica empresarial en el mundo y que en julio abrirá el primer programa latinoamericano para graduar científicos de datos junto con la Universidad Javeriana de Colombia.

Además de llevar el programa a otras ciudades y replicar la experiencia con instituciones educativas destacadas en otros países de la región, SAS seguirá trabajando en áreas de oportunidad sobre la necesidad de cómo ser un científico de datos, que implica el desarrollo no sólo de programas de estudio o certificaciones, sino la capacidad de lograr la integración de este perfil a las organizaciones que incluyen dentro de sus buenas prácticas a la analítica como parte fundamental de la ciencia de los datos.

“Hemos visto que existe un gran interés del mercado en obtener certificaciones sobre el científico de datos y es por esta razón que, en países como Colombia, SAS ha creado el Data Scientist Program, un primer paso que tiene como objetivo

complementar la formación de ejecutivos de alto nivel con el perfil de científico de datos, lo que les permitirá contribuir en el proceso de toma de decisiones de manera más efectiva dentro de las organizaciones, afinando la capacidad de identificar oportunidades de negocio a través del uso de técnicas basadas en la ciencia de los datos”, explica Hernández.

Respecto a la demanda y oferta que tendrán los científicos de datos en los próximos años, la representante de SAS destacó que está más que asegurada: “Actualmente existen cerca de 24.000 vacantes de científicos de datos por cubrir en el mundo. Y en la región lo que vemos es que cada día más empresas están convirtiendo la analítica de negocios en su arma más poderosa para la generación de ventajas competitivas sostenibles gracias a la exploración, análisis e identificación de oportunidades a partir de los datos. Así pues, tendremos empresas que demandarán este tipo de perfiles y profesionales aptos para ver y analizar los datos en procura de insights de valor que aporten a la toma de mejores decisiones empresariales”, concluyó Hernández.

¿Qué puede hacer un científico de datos?

Aunque un científico de datos aporte en temas puntuales en una organización, su impacto suele trascender a las más altas esferas y círculos de decisión. No solo es el pilar desde el que una empresa construye una estrategia exitosa de negocios basada en la analítica de alto desempeño, sino que también se ha constituido en el principal colaborador de los directores para llevarlos a tomar mejores decisiones empresariales. Estos son algunos de los aportes específicos que pueden hacer los científicos de datos en una organización:

  1. Puede predecir el futuro. Un científico de datos visualiza y analiza los datos para predecir lo que puede llegar a pasar en un mercado ante una decisión de la empresa o de sus competidores.
  2. Ayuda a tomar mejores decisiones. Los análisis predictivos de un científico de datos pueden ayudar a un gerente o presidente de compañía a saber cuándo debe abrir una nueva operación, qué mercado le puede convenir y en qué momento debe hacerlo, entre muchas otras decisiones.
  3. Encamina los planes de mercadeo. Lanzar un nuevo producto o crear una promoción es una decisión que se suele tomar con base en la intuición o lo que ha funcionado en el pasado. Un científico de datos no solo recurre al pasado (la inteligencia de negocios) sino que anticipa el futuro a través del poder predictivo de la analítica de negocios.
  4. Ayuda a mejorar los niveles de servicio o atención a ciudadanos. En una empresa o una entidad pública, saber a ciencia cierta qué quieren los clientes o ciudadanos es el primer paso para elevar los niveles de satisfacción. En el caso, por ejemplo, de DJ Patil, el primer científico de datos de la Casa Blanca, una de sus principales funciones será la de utilizar los datos como vía para que el Gobierno pueda ofrecer a los ciudadanos tratamientos de salud cada vez más personalizados, desarrollando herramientas clave para ponerlas a disposición de médicos y hospitales en todo Estados Unidos.

 

 

  Share: