Sobre el “Equilibrio de Poderes”  

El gobierno insiste en predicar que se trata de una reforma constitucional para “restablecer el equilibrio de poderes”. En realidad es un paquete del tipo pague 1 y lleve 2.

Mezclar una reforma electoral con un retoque a la administración de justicia no parece buena idea. De entrada contradice su intención de fortalecer la “separación de poderes” porque para lograr cambios en el sistema judicial, el gobierno tendrá que ceder en materia electoral. Pero así funcionan las cosas en Colombia y la reforma ya superó cuatro de ocho debates.

 Durante dos días un grupo de expertos nacionales e internacionales convocado por Foros Semana y el Ministerio del Interior discutió con los ministros, Juan Fernando Cristo y Néstor Humberto Martínez algunos aspectos de las reformas. Un ejercicio que resultó muy interesante, no sólo porque sacó de los pasillos del poder la discusión de los dos temas, sino porque sirvió para hacer claridad sobre algunos puntos, medir fuerzas en otros y entender los intereses de algunos de los interesados.

Estos son algunos apuntes consignados en mi libreta:

En materia electoral:

  1. El Gobierno quiere suprimir la circunscripción nacional para Senado y el voto preferente. Que las listas para Cámara y Senado sean cerradas y bloqueadas. Lo primero según el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo para darle representación al 32% del territorio nacional que hoy no la tiene y lo segundo para fortalecer los partidos y reducir el costo las campañas. Es posible que los congresistas lo apoyen en lo primero, pero no le apuesto a que saque lo segundo.
  2. Entre las propuestas de los invitados internacionales tuvo acogida una combinación. Que en Senado las cosas sigan como están, pero se bloqueen las listas para Cámara.
  3. Mayor representación de una región en el Congreso no se traduce en más bienestar para los representados. Córdoba, por ejemplo, tiene 9 senadores y sigue siendo uno de los departamentos con la peor calidad de vida del país.

En materia judicial:

  1. No hay consenso en el gobierno sobre qué hacer con el Consejo Superior de la Judicatura. Los ministros de Interior y de Justicia son partidarios de eliminarlo a rajatabla. El Ministro de la Presidencia dice que hay componentes como la carrera y la escuela judicial que vale la pena proteger.
  2. El vicefiscal, Jorge Perdomo pide una discusión mucho más amplia del componente judicial de la reforma porque el impacto institucional es inmenso.
  3. Hay acuerdo para reemplazar la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes por el llamado Tribunal de Aforados, pero no sobre las calidades y estatus que tendrán sus integrantes, ni sobre los funcionarios amparados por el fuero que les da acceso a esa especie de justicia VIP.
  4. Hay acuerdo en reemplazar al Consejo Superior de la Judicatura por el llamado Sistema de Gobierno de la Administración de Justicia que es más grande que su antecesor, con más instancias, más salas y dos nuevas figuras una junta directiva y una gerencia para la rama judicial. El remedio puede resultar peor que la enfermedad.
  5. La propuesta cumple con la tradición muy colombiana de creer que la solución a nuestros problemas es cambiarles el nombre y que la eficiencia no consiste en que menos personas hagan más cosas, sino todo lo contrario.
  6. Tras un día de discusión entendí porque la justicia colombiana está como está. Cada uno de los que tienen que ver con ella o influyen en ella tiene intereses distintos, hablan lenguajes distintos y no logran ponerse de acuerdo en nada.
  7. El gobierno tiene claro que buena parte de la tragedia que significa la politización de la justicia y la judicialización de la política tiene que ver con la manera como se eligen a los magistrados de las altas cortes y organismos de control, pero a nadie se le ocurre una mejor.
  8. Hay que reconocer el interés de los ministros de Interior, Juan Fernando -Cristo y de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez por escuchar otras voces, admitir errores y falencias y querer enmendarlos. No ocurre lo mismo con su colega de Justicia, Yesid Reyes a quien le cuesta mucho trabajo escuchar.
  9. Tres preocupaciones mencionadas: la judicialización de las crisis. La penalización de la responsabilidad política y la personalización de las reformas. Las tres compartidas por Cristo y Martínez.
  10. En Colombia no pueden existir funcionarios sin juez.

Foros como el de “Equilibrio de poderes, los expertos opinan”, convocado por Foros Semana y el Ministerio del Interior son una excelente oportunidad para aprender, entender y compartir con autoridades, especialistas y colegas. Ojalá me vuelvan a invitar.

 

  Share: