Noche de golazos, triunfo obligado

Por: Alberto Díaz.–

Partido complicado y sufrido porque Alianza “murió” con las botas puestas, manejando el balón, trabajando tácticamente con bloques defensivos, presión arriba y contragolpe letal. En el primer tiempo algunas escaramuzas de ambos equipos sin llegar al gol. Agudelo regateó en el área y abrió el marcador con potente disparo. La marca del rival era asfixiante y no dejaba espacios libres.

En el segundo tiempo sobre 52 minutos Vásquez suelta un disparo de media distancia cruzado y la alegría en la tribuna con el segundo gol local. La defensa millonaria dió ventajas, retrocedía lento. Cadavid y Torres salvando las opciones en área propia. Vikonis a puro vértigo, sacando balones de todos lados. Silva y Rendón aportaron ganas y entrega lo mismo que Robayo. Insúa al comienzo deslucido, después buscando el gol hasta que se le dió sobre el minuto 68 con un potente riflazo que no vió Jeréz. Uribe pivoteando en el área y marcando con mucho sacrificio. Millos insistió y atacó con todos los jugadores disponibles, la entrada de Candelo (buscando pequeñas sociedades) y Nuñez (velocidad por la banda lateral) le imprimió al partido otra dinámica.   

Los petroleros nunca se entregaron y se comportaron como digno rival. El equipo embajador debe fortalecer el esquema defensivo so pena de sufrir algún descalabro. Lunari se la juega con fútbol ofensivo arriesgando más de lo debido, sin mantener el equilibrio necesario.

Tres puntos más y nuevamente entre los ocho clasificados. En la mira Jaguares de Córdoba, con el objetivo de seguir sumando.

Albiazul saludo. 

  Share: