VII Cumbre de las Américas

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

Bogotá, 05 de Abril_ RAM_ Una agenda demasiado amplia en la que se esperan resultados es la que tendrá la VII Cumbre de las Américas que se realizará este próximo fin de semana en Ciudad de Panamá y es que delegaciones de 35 países americanos de más alto nivel se darán cita en este evento continental; pero que tiene dos temas extras que pueden desviar el fin de este evento, la entrevista entre el presidente Barack Obama y su homónimo de Cuba, Raúl Castro, además de la situación en Venezuela.

Por el momento se habla que la prosperidad con la equidad serán el desafío de la cooperación en las Américas y el tema económico será tenido en cuenta aunque se habla de que no hay una bonanza en todos los pueblos por igual, pues en el continente se encuentran familias que viven en pobreza extrema, donde existen carencias, principalmente en la educación y en la salud y donde los problemas más grandes que se encuentran de manera común es la seguridad por el incremento del crimen organizado; otra tarea pendiente sin lugar a dudas es lo que tiene que ver en materia de equidad e integración, incluyendo temas como la energía y los flujos migratorios.

Los organizadores del evento pretenden que los gobiernos de la región reflexionen sobre las dificultades que enfrentan los pueblos del hemisferio, que se busque por medio de la diversidad la anhelada prosperidad de una manera amplia y bien distribuida.

Se trata de encontrar un nuevo giro temático, que como decía anteriormente, le den prioridad a la salud, a la educación, la seguridad y la migración mediante un ambiente de colaboración democrática y participación ciudadana y de esta manera que se estudien estos temas y que no se queden solo en debates para poner en práctica en la vida de todos los americanos.

Este debe de ser un espacio donde los jefes de estado y de gobierno puedan reflexionar y debatir con libertad y respeto la heterogeneidad sobre temas comunes que los atañen.

Por primera vez un país invita a los jefes de estado y de gobierno a realizar un foro académico en el que se reúnan los rectores de las universidades más destacadas del continente y de la implementación de un nuevo enfoque metodológico en el desarrollo del tema y los acuerdos.

Como podemos ver, esta Cumbre tiene mucho para hacer en pocos días y se espera que no suceda como en las anteriores versiones cuando solo se ha tratado de llegar a un club social donde se escucha a todo el mundo, se está de acuerdo con todo el mundo y a la hora de la verdad no se alcanza nada; por lo menos eso sucedió en la VI Cumbre de las Américas que se hizo en Cartagena y que el tema principal, patrocinado por los países del ALBA y UNASUR, fue demostrar el inconformismo por la no asistencia de Cuba al evento magno de las Américas, y de lo que se acordó allí en porcentaje mínimo se cumplió y por eso se dice que esta clase de eventos no sirven para nada.

En esta oportunidad llegan dos temas bastante calientes, el primer acercamiento directo fuera de sus territorios de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, aunque según las autoridades del país del norte, hasta el momento no hay una agenda oficial programada para un encuentro entre el presidente Castro y su homólogo Barack Obama, pero no se descarta que esto pueda suceder en cualquier momento, pues es el morbo que más atrae alrededor del evento.

Faltando algunas horas para comenzar la cita americana, el gobierno de los Estados Unidos por medio de la secretaria de estado para Latinoamérica Roberta Jacobson, insistió que su gobierno no pretende hacer de la Cumbre un espacio en que la situación de Venezuela sea protagonista y que lo que le interesa es que se aborden temas de carácter regional y de interés común para el continente, aunque comentó que estaba “decepcionada” por la reacción de los países latinoamericanos a las sanciones adoptadas por su nación contra funcionarios venezolanos, lo que consideró como una falta de la defensa de la democracia. Como podemos ver aquí podemos decir como decía el Chapulín Colorado “sin querer queriendo” los dos temas principales de la Cumbre en panamá serán sin lugar a dudas el encuentro de los mandatarios Cubano y Estadounidense y quizá un enfrentamiento férreo de la gran mayoría de los mandatarios latinoamericanos de la “democracia” venezolana y los buenos proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo –BID- en poner en práctica opciones para ayudar al medio ambiente y cambio climático, se pueden quedar por fuera porque no se va a considerar de interés regional la manera como se están muriendo de hambre un gran porcentaje de venezolanos, que además no cuentan con una buena administración de justicia.

También tengamos en cuenta que otro que no va a quedarse por fuera de esta gran agenda sin figurar y demostrar su buen trabajo es el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, quien aprovechará la oportunidad para repetir su discurso ante los asistentes de los adelantos y de la próxima firma del proceso de paz con las FARC tras las conversaciones que se adelantan en La Habana.

Hay mucha tela que cortar y tanto los industriales como a los comerciantes, como los estudiantes, los rectores de los colegios y universidades del continente, tienen mucho que decir y ofrecer, pero para esto se necesita ojos abiertos y oídos dispuestos a escuchar por parte de los Jefes de Estado y de Gobierno.

Este es un momento estratégico para pensar en salir de una crisis económica, evitar una hecatombe mundial por el calentamiento global y frenar principalmente la llegada de las bandas delincuenciales y en especial del narcotráfico que en estos momentos están azotando el continente y que ahora como hace algunos años en Colombia, se apoderan de Méjico pero que lo peor del caso es que se esté dando cabida en algunos países de América del Sur como Venezuela y Argentina, a pesar de que sus gobernantes nieguen la existencia de los mismos.

No es necesario que haya interferencia en las políticas internas de los países, pero si sería bueno que se trataran de solucionar problemas tan graves como la falta de libertades en todos los campos existentes en Venezuela y que cuando se trata de llegar a acuerdos históricos después de muchas décadas entre Estados Unidos y Cuba no hayan dos o tres gobernantes que creen que pueden ir por el mundo como ruedas sueltas.

Esta VII Cumbre de las Américas podría arrojar resultados extraordinarios como acercar a Estados Unidos con Venezuela, por el bien de estos últimos, hacer convenios para neutralizar la delincuencia y de colaboración para ayuda social en todo el continente o también puede dejar resultados nefastos, como darle juego a las locuras de quien se considera superpoderoso y que no necesita de nadie y lo peor de todo , que no quiere reconocer sus errores como lo es el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Sería bueno que los que miramos con escepticismo los resultados de la Cubre continental tuviéramos que escribir en la próxima oportunidad sobre lo contrario.

[email protected]

 

  Share: