Encuestas, la letra menuda

El 1º de mayo, con motivo del Día del Trabajo, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que durante su mandato el desempleo ha disminuido de manera significativa y que no entiende porqué esas cifras no se ven reflejadas en las encuestas. ¿Será que no estamos comunicando bien la información? le preguntó a su ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón.
Tiene razón. Este gobierno no sabe comunicar. Pero sólo es una parte del problema. La otra es que el Presidente, como la mayoría de los ciudadanos, se conforma con los dos o tres titulares que genera cada medición y no lee la letra menuda de las encuestas.


Si el gobierno leyera la letra menuda de las encuestas se habría dado cuenta hace rato de que la gente no le cree. Como no le cree al Congreso, a la justicia y cada vez menos a los medios de comunicación.
La última de ellas, el Gallup Poll trae unos datos que deberían encender las alarmas no sólo del Presidente, sino de los otros poderes públicos, los órganos de control, analistas y medios de comunicación. Veamos:
Los tres poderes públicos tienen una imagen negativa superior al 50%, siendo el de la Justicia el caso más dramático. Su imagen negativa llegó al 79% y viene en caída libre desde hace 6 años sin que el fenómeno parezca preocuparle a quienes lo conforman. Le siguen el Legislativo, con el 72% de imagen negativa; y el Ejecutivo con el 64%.
La Corte Constitucional que era la joya de la corona viene de capa caída desde hace casi un año. En mayo de 2014 su imagen positiva fue de 55% sobre 37% negativa y tras un mes de leve recuperación en febrero de este año, su imagen negativa subió 20 puntos en los dos últimos meses. El efecto Pretelt.
De la debacle de la justicia no se salva ninguna de las Cortes. El desprestigio de la Corte Suprema de Justicia ya bordea el 70% y la Fiscalía General tiene una imagen negativa del 55%. Con un agravante, viene cayendo de manera consistente desde hace un año.
Que la credibilidad y la confianza de los colombianos en los tres poderes públicos estén por debajo del 50% y sea una tendencia consistente, debería llamar la atención de todos. A los pueblos que pierden la confianza en sus instituciones sólo les basta una chispa para no dejar piedra sobre piedra. La ‘Primavera Árabe’ es el ejemplo de ello.
La Gallup Poll de abril trae otras cifras preocupantes que pasaron desapercibidas, en parte porque el interés de los medios de comunicación se concentró en la reunión del súper ministro Humberto Martínez, con el expresidente y senador Álvaro Uribe, y en parte porque los titulares de la encuesta se quedaron en el desplome de la imagen presidencial.
El 84% de los ciudadanos siente que la inseguridad va en aumento. El 83% cree que la corrupción está a la orden del día. El 64% desaprueba la gestión del Presidente, Juan Manuel Santos y el 65% la del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.
La mayoría de los colombianos no están de acuerdo con sacrificar justicia para lograr la paz, con legalizar el tráfico y consumo de narcóticos, el matrimonio entre personas del mismo sexo o perder libertades para ganar seguridad. El 52% de los encuestados cree que en Colombia no hay garantías para ejercer la oposición de manera democrática.
Los encuestados son pesimistas frente a los resultados del proceso de paz. Así por ejemplo, el 79% no cree que las Farc vayan a reparar a sus víctimas; el 82% no cree que abandonarán el narcotráfico; y el 69% no cree que la violencia por razones políticas vaya a desaparecer porque se firme un acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla.
El crecimiento de la inseguridad urbana, la falta de cobertura y calidad en los servicios de educación y salud y la inconformidad ciudadana con la atención a la niñez y la vejez también se reflejan en la encuesta. El 70% de los ciudadanos siente que la economía va mal. El 55% no percibe la mejoría en la creación de nuevos empleos que reportó el Presidente en su discurso.
Las encuestas, dicen los expertos, son fotografías de un instante de la realidad. En sus resultados influyen factores como el momento, el método y el lugar en que se hagan. Por eso hay que leerlas con cuidado, contextualizar preguntas y fijarse en las tendencias. El sentir de la gente se ve reflejado en las encuestas.
La lectura juiciosa de las últimas, especialmente la de Gallup Poll, permite concluir que la falta de confianza y credibilidad de los colombianos en el gobierno, el congreso y la justicia vienen creciendo de manera consistente en los últimos años y meses.
Es urgente que gobernantes, legisladores y jueces entiendan que su prestigio y el de las instituciones a su cargo están en franco deterioro, que su estabilidad está en alto riesgo y que deben hacer algo rápido y serio para revertir esa tendencia.
Si no lo hacen deberán asumir las consecuencias.

@RicardoGalanO

  Share:

Author: [email protected]