Se salvan Puente de Boyacá e Isagen

Por: Lorena Rubiano Fajardo

Gratitud histórica, al Tribunal Administrativo de Boyacá, que impuso medidas cautelares para que cesen los trabajos, que adelantaban el vicepresidente Vargas y la Sociedad Solarte y Solarte en la zona del Puente de Boyacá.

Nos sorprendió hace dos semanas el Vicepresidente con el anuncio de que había autorizado la construcción de la doble calzada afectando la zona del monumento a esa memorable batalla que nos dio la libertad. Interpusimos acciones y dejamos constancias en el Congreso de la República, sobre la oposición de la mayoría de los boyacenses a ese esperpento y afortunadamente varios académicos de la UPTC ya habían interpuesto una acción popular, en pro de la preservación del bien de interés cultural de los colombianos y el Tribunal les dio la razón y emitió las cautelares y suspendió la Resolución 3991del Ministerio de Cultura, en la cual la vallecaucana ministra, Mariana Garcés, dio el visto bueno al proyecto de intervención vial en inmediaciones del Puente de Boyacá.

No nos oponemos al progreso, ni a desembotellar a nuestra capital. Tunja, nos oponemos a que destruyan y profanen nuestro patrimonio histórico. Sin ser ingeniera, considero que se debe adoptar la variante proyectada en la Gobernación del ingeniero José Rozo Millán, que respeta todo el campo de batalla.

Ahora sigue la tarea de defensa de ese pronunciamiento porque, ya anunciaron la contratación por parte de la ANI, de costosos abogados, para oponerse con patas y manos a la decisión judicial y buscarán por donde pueden tumbar la decisión y por eso debemos estar atentos.

Y nos congratulamos también, por la oportuna y sensata decisión del Consejo de Estado de suspender el regalo de Isagen, que cedía la soberanía energética del país. El senador Mauricio Lizcano había advertido que: “El país tendría un problema de autoabastecimiento eléctrico, si le entrega esta empresa a los privados. Me preocupa que si todo el sistema queda en manos del privado, el costo de la energía puede subir, estamos poniendo en riesgo un activo estratégico”. Y el senador Jorge Robledo, del Polo, había expresado: “A Isagen no la venden por ser mala empresa, por el contrario, es un excelente negocio para los compradores, nadie compra hueso. Quieren vender es la gallina de los huevos de oro”.

[email protected]

 

 

  Share: