Indisciplina e irresponsabilidad de los padres

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

Siempre estamos echando la culpa de nuestros errores a los demás, los que creen en un ser supremo, creen que Él es el responsable de todo lo malo que les sucede, pues nunca miran lo bueno que tienen alrededor y precisamente es lo que sucede cuando llevamos a un hijo a un centro educativo, en muchas oportunidades lo que esperamos es deshacernos de ellos y dejarles la responsabilidad de su educación a quienes lo deben de instruir, olvidándonos de nuestras responsabilidades.

Todo lo anterior para tratar de hacer un análisis de lo que sucedió en varios colegios de la capital colombiana en donde por locuras infantiles y juveniles, unos cuantos estudiantes fueron arrastrados por la curiosidad y probaron sustancias prohibidas, las que llevaron a uno de ellos a la muerte.

Se descubrió o mejor, se volvió a llover sobre mojado que hay microtráfico alrededor de los centros educativos y que algunos de los estudiantes son utilizados para filtrarse en las instituciones educativas y aunque esto suene duro es la gran realidad.

A raíz de lo sucedido en el colegio Marco Fidel Suarez quedó al destapado que una estudiante era utilizada por su señora madre, quien se encontraba privada de la libertad, para vender droga dentro del centro educativo y no se sabe hasta el momento, a ciencia cierta quien fue el que infiltró la mortal fórmula que puso en peligro la vida de los pequeños, que horas antes habían tomado “chirrinchi” y fumado marihuana.

Lo anterior es como para dar inicio a escribir una verdadera historia de horror y es que es horroroso que nuestros niños y jóvenes se estén destruyendo de una manera tan vil.

Después de esto la pregunta es, quien tiene la responsabilidad? Pues llegaron las amenazas de muerte, las que sacaron corriendo al Rector del colegio y ahora son los coordinadores, los profesores, el Rector y el vigilante los que tienen que poner la cara ante la familia y la sociedad y digo poner la cara porque un padre iracundo y con dolor profundo pide explicaciones de lo que sucedió y que llevó a la muerte a su hijo.

No es fácil analizar esta clase de situaciones, pero hemos comentado en otras oportunidades que la verdadera educación viene del hogar, en donde padre y madre deben de saber que hacen, con quien andan sus hijos, pero muchos saben que salen en la mañana y regresan en la noche como si nada fuera y solo creen que la responsabilidad se basa en dar un techo y un bocado de comida.

Los noticieros de televisión y de radio al igual que los medios impresos se han llenado de tinta roja con la sangre de los adolescentes. A comienzos del mes se recibe la noticia del suicidio de dos menores, porque estaban con creencias satánicas, porque estaban aburridos, porque la vida no les interesaba nada, como dice la canción mejicana, pero para que un joven tome esta clase de determinaciones debe de haber algo detrás, aunque la familia salga en este momento a rasgarse las vestiduras, a decir que todo andaba bien, pero la gran verdad es que las cosas no estaban bien, porque de lo contrario no se hubiera presentado un final tan trágico.

Sobre el niño del Marco Fidel Suárez, se dice que era un niño muy solo pero un buen niño, lo que no ponemos en duda; pero se han preguntado sus allegados, que tenía ese niño dentro de si o que le faltaba para ir a apoyarse en el consumo de esta clase de bebidas y no dedicarse únicamente a sus estudios y a compartir sanamente con sus compañeros?

Las cosas andan muy mal y la Policía dice algo que tiene razón, no es posible tener un policía por cada estudiante y yo me atrevería a decir que lo que falta es formación y esa formación sale del hogar, la irresponsabilidad de los padres es tal que siempre creen que la madre es la que debe de estar al tanto de lo que sucede con los hijos y un caso que conozco personalmente me llega muy al fondo del corazón me hace pensar que los padres irresponsables si llevan a sus hijos a la muerte. Conocí de un joven que fue asesinado con dos tiros en la cabeza, se habla que era un niño bueno, pero un niño que un día cualquiera le dijo adiós a las aulas y la respuesta del padre fue muy sencilla, si no quiere estudiar en este momento que lo haga más tarde y esa hora no llegó, porque se presentó la muerte, como causa de andar con malas compañías y ahora este mismo hombre repite a historia, no respeta las determinaciones de su esposa cuando le pide a sus hijas que vayan al colegio, lo que quiere decir que se puede estar al frente de una mala noticia anunciada, por lo que se pueda presentar en el futuro de estas adolescentes, y lo peor del caso es que cuando a la madre le llaman la atención por parte de las directivas del colegio, sobre el comportamiento de una de sus hijas, ella le dice a la coordinadora que la que está equivocada es ella y no su hija.

Con casos como el anterior, que responsabilidad se le puede dar a los Rectores y profesores de un colegio, cuando los muchachos ya llegan con todas las ideas totalmente torcidas y con la intención de hacer lo malo y muchas veces contando con el apoyo de sus padres?

Por más políticas que adelante el Gobierno, nada se va a lograr, porque que se puede esperar de un país en donde estamos destruyendo los hogares, en donde no interesa el respeto a los niños, jóvenes o mayores y en donde cada quien quiere vivir una vida fácil, sin compromiso y sacrificio, en donde los padres se descargan de la obligación de los hijos dejándoles un televisor, un computador, un teléfono celular a mano para que se entretengan y les dejen a ellos la vida tranquila.

Que se le puede preguntar a un muchacho que ha aprendido en cualquiera de estos aparatos modernos que son de gran interés cuando se manejan bien, pero que son letales cuando no se saben manejar y adquirir de ahí los conocimientos.

Ya los estudiantes, no estudian, no investigan, no van a las bibliotecas, porque para sus tareas utilizan el internet, se meten a Google u otros buscadores, copian, pegan e imprimen, pero no conocen el contenido de lo que están haciendo.

En Colombia nos preocupamos por el proceso de paz, pero damos mal ejemplo con los odios entre políticos, entre los que mandan el país y lo peor del caso es que hemos suprimido de la cátedra a todos los niveles la historia patria, hasta el punto que el muchacho de hoy no sabe y no conoce su pasado.

Hay indisciplina, fomentada desde los hogares y la responsabilidad de los padres se puede decir que después de que una psicóloga de marras, de quien no quiero ni acordarme dijera que al muchacho no se le podía corregir ni castigar, sino dejarlo que hiciera su voluntad, porque esto perjudicaría y traumatizaría su futuro, es el rey del caos que nos está acabando.

Es verdad lo que alguien dijo, se educa en el hogar y se da conocimientos en las instituciones educativas.

Ahora es la noticia del día y mañana pasará como cualquier otro hecho que pasó por las pantallas, se leyó en los periódicos y se comentó en la radio y aquí, después de perder vidas valiosas y acabar con futuros brillantes, no ha pasado nada.

[email protected]

 

  Share: