Propuesta de ética política

Por: Lorena Rubiano.–

En   plena campaña electoral, con miras a las elecciones del próximo 25 de octubre, es necesario que los candidatos a corporaciones públicas y los aspirantes a alcaldías y gobernaciones, acordemos un gran pacto de ética electoral. Propongo evitar los insultos y diatribas personales, centrarnos en proyectos, en propuestas, en opciones expresadas con altura, sin odios, sin mentiras y sin violencia.

El país necesita que sus dirigentes tengamos mesura, para no exacerbar pasiones que en otros tiempos generaron muertes y derramamientos de sangre en todo el país.

Los candidatos debemos suscribir  un  acuerdo de ética política, que nos  obliga a obrar, con responsabilidad, transparencia  y de hablar con amor por el país y en nuestro caso con amor por Bogotá.

No ofrecer cosas imposibles, propuestas que jamás se puedan cumplir y hacer en el caso de Bogotá un compromiso suprapartidista para sacar adelante proyectos de urgencia para la ciudad por encima de consideraciones politiqueras.

Como decía Álvaro Gómez Hurtado, un acuerdo sobre lo fundamental, sobre temas  como: seguridad, movilidad, POT, y de promover la  paz y restablecer el desarrollo sustentable en la capital del país.

Propongo una campaña ética, cumpliendo la Constitución y la legislación electoral, basada en la transparencia, honestidad, legalidad, equidad, respeto de la dignidad de los candidatos, haciendo a un lado la difamación.

Debemos comprometernos a no empapelar la ciudad, hacer una publicidad amigable con el medio ambiente.

Los ciudadanos y los medios de comunicación debemos rechazar toda expresión violenta, verbal o física, antes, durante y después de las elecciones.

Debemos sí vigilar y denunciar las viejas prácticas de los vicios de la política antigua, de compra-venta de votos y de líderes y denunciar toda esta corruptela para que los electores puedan elegir en libertad absoluta.

  Share: