Decepcionante derrota

Por: Alberto Díaz.–
El visitante no vino a especular trabajando esquemas 4-2-4 y 4-3-3 que confundió al equipo azul, dormido y lento, por lo que Junior tomó el control desde el primer tiempo. Millonarios desnudó sus fallas defensivas, jugó al pelotazo sin profundidad, sin dinámica e impreciso en los pases. La magia de Candelo no apareció. Robayo, mucha celebración poco aporte. Insúa, pura voluntad. Rangel en lo suyo -el gol- y Nuñez dilapidando opciones. El equipo estuvo enredado, duro si se quiere. En la defensa el juvenil Vega sigue sobresaliendo. Henríquez con tenacidad estuvo atento. Silva y Mosquera, con nivel paupérrimo, candidatos a salir del club a final de año. Lewis no levanta. Vásquez mejoró bastante. Vikonis corre riesgos innecesarios y ahora pone en peligro el arco cuando sale del área o intenta salir sin protección. Blanco debe afianzarse en marca. El partido en el segundo tiempo se hizo de ida y vuelta, más vertical e increíblemente el local jugó mejor con diez hombres. Sin confianza, ni actitud ni jerarquía las cosas se ponen difíciles, se requieren mínimo 21 puntos. Es inconcebible que jugadores profesionales no tengan conciencia de la oportunidad ofrecida para demostrar que merecen estar en el club así que jugadores “pecho frío y poca lucha” preparen maletas porque la purga puede ser dolorosa si no reaccionan. Decepcionante derrota, ahora toca ir por los puntos en Tunja y recuperar terreno en próximos partidos. El DT Israel ya debe estar evaluando la nómina y se comprometió a trabajar, no queda otra alternativa. 
Arbitraje mezquino y ruin, a lo Roldán.

Albiazul saludo.  

  Share: