Deje así

Como dirían los abuelos para resumir lo que pasó en Quito durante la reunión entre los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos después de 33 días de crisis en la frontera entre Colombia y Venezuela, Víspera de mucho, día de nada.

La cara del presidente Santos durante la rueda de prensa mandaba un mensaje claro de que la reunión no había servido para nada. Su declaración se limitó a darle las gracias a Venezuela por su apoyo en el proceso de paz y a decirle que Colombia entiende y acepta las decisiones que ha venido tomando su gobierno y que bien pueda, que siga deportando colombianos. Que deje así.

Ni una palabra de la reintegración de las familias, separadas durante la deportación masiva de colombianos. Ni una palabra sobre el regreso de colombianos que tenían propiedades en Venezuela.

Importante que los embajadores de cada país regresen a sus oficinas, pero sospecho que la decisión fue tomar por el camino largo. La reapertura gradual de la frontera a la que se refiere el comunicado significa que les tomara meses ponerse de acuerdo para que la situación se normalice. Si es que alguna vez se normaliza.

Mientras los presidentes posaban para la foto y leían ese comunicado insípido, desde la frontera llegaban dos noticias. Una nueva incursión de la guardia venezolana a este lado de la frontera que habría causado la aparente muerte a otros dos colombianos. Noticia que está por confirmar. Y el alcalde de Cúcuta reportando que en la vereda Los Negros de ese municipio, a 500 metros de la frontera, otro escuadrón de la guardia venezolana ingresó a una finca, regó gasolina y la incendió.

La experiencia en incidentes, reuniones y comunicados anteriores es que pasarán los días, las semanas y los meses y Venezuela no cumplirá con lo pactado cualquiera que hayan sido los compromisos.

Habrá que estar pendientes del próximo movimiento de Maduro y su guardia para saber en realidad para dónde van las cosas.

*Un apunte final: No es cierto que se esté cocinando una alianza entre Rafael Pardo y Clara López. Yo sé porque se los digo.

  Share: