Sufrido 1-0, justo y necesario

Por: Alberto Díaz.–

Partido normal, cerrado, intenso por momentos. Los equipos arrancaron el juego cuidándose, intentando asegurar el balón y marcar en todos los sectores de la cancha. Millonarios no tuvo un buen arranque, pases errados. Insúa perdido. Otálvaro -volviendo a recuperar el nivel- fue el eje de los azules intentando asociarse y regalando una joya de gol por el ángulo del arquero y aprovechando la galopada estilo “Morumbí” de Mosquera (de arranque inseguro) ya que por esa falta se produjo el desequilibrio en el marcador. 

El partido no fue un dechado de virtudes, se desaprovecharon opciones de gol en el primer tiempo. En la parte complementaria Tolima salió a proponer. El cuadro local perdió el balón y recurrió al pelotazo. Vargas y Silva apenas caminando la cancha. Robayo sin fuerza ni pulmones y de escaso aporte. El DT Israel colocó dos líneas defensivas y especuló con el marcador a favor. Agudelo entró e hizo más que Romero (desconocido y flojo). Candelo, pocos minutos en la cancha y no pudo aportar mucho. Henríquez y Cadavid, serios en marca. Ochoa intentó apoyar por la banda y Blanco debió cuidarse de una expulsión.

Señores directivos, háganse respetar en Dimayor y Comisión Arbitral, no permitan que les nombren seudo-árbitros circenses. De nada vale la localía, aquí cualquier juez de medio pelo convierte el juego en una ridícula maratón de tarjetas amarillas y el rival muerto de la risa.

Triunfo para recuperar la confianza. Tres puntos que ayudan en la tabla. Ojalá el receso por eliminatorias al Mundial permita recuperar jugadores lesionados y que la plantilla mejore el rendimiento. Hay que apuntarle a los siguientes partidos de local. 

Albiazul Saludo.

  Share: