Criptografía. La evolución de la protección de datos

Por: Israel Oseguera (*)

Mediante el uso de algoritmos para el cifrado de datos, la criptografía le ha brindado la oportunidad a las empresas de que mantengan sus datos y la información crítica de la organización de forma segura en las diversas redes locales o de internet, por donde día a día son compartidos documentos de gran valor para las empresas como lo son datos financieros o médicos.

Sin lugar a dudas, la inversión en seguridad recientemente ha pasado a ser una prioridad para el negocio, ya que no sólo se corre riesgo de pérdida de información valiosa sino que también está en peligro la reputación y la confianza que los clientes entregan, por lo que es necesario que las empresas busquen nuevas a innovadoras formas de proteger la data para hacer frente a estas amenazas.

Al momento de implementar un esquema de cifrado, ya sea simétrico o asimétrico, es esencial establecer la necesidad del negocio para definir cuál es la estrategia de protección de datos y evaluar así las distintas opciones antes de tomar la decisión final de qué producto o algoritmo se utilizará de acuerdo a las necesidades de la organización.

¿Por qué utilizar esta herramienta? La importancia fundamental de la criptografía es que se utiliza para garantizar la eficacia en los métodos. Se basa principalmente en la seguridad de los procesos de negocio, como la protección de datos confidenciales y financieros de la compañía. En el sector financiero existe una clara adopción del cifrado de datos debido a estándares internacionales, y en temas de gobierno se ha legislado de forma secundaria sobre requerimientos para comercio electrónico y salud.  Sin embargo, no hay una iniciativa explícita que regule o exija el uso de algoritmos para la protección de datos personales para empresas públicas o privadas.

A través de la criptografía la información crítica puede ser protegida del acceso no autorizado, interceptación, modificación e inserción de información extra. De igual forma, también puede ser usada para prevenir el acceso y uso no autorizado de los recursos de una red o sistema informático y para prevenir a los usuarios la denegación de los servicios a los que sí tienen acceso permitido.

Aunque todavía esta herramienta no esté legislada, muchas empresas innovadoras que se encuentran en el sector financiero o de gobierno, están implementando e integrando la criptografía a sus procesos, con el fin de prevenir amenazas comunes como el robo de identidad, robo de contraseñas, fraudes electrónicos, robo de secretos industriales o robo de datos financieros.

En América Latina, cada país maneja de manera distinta y particular la aplicación de la criptografía, dependiendo de su estado económico, político y cultural, pero el denominador común es la preocupación por la protección de datos personales. Se estima que la demanda de productos y servicios de seguridad informática relacionados con la criptografía crecerá de un 9 a 16% anual en la región. Por lo anterior, PRAXIS busca generar una evolución en materia de seguridad con la implementación de la criptografía en los nuevos procesos de las empresas.

Y, ¿Qué hay de la parte legal? Se debe considerar que el cifrado de datos tiene implicaciones legales y económicas así que es muy importante validar con las instituciones gubernamentales las leyes que rigen el tema en el país correspondiente. Cada país tiene su propia legislación con leyes relativas al internet. En Colombia este tema no se ha visto muy avanzado, razón por la cual la criptografía es un proceso lento, y es por esto que PRAXIS tiene la convicción de que en unos años esta será la mejor solución de seguridad para las empresas del país.

¿Qué es la criptografía actualmente? Hay que tener claro que modernamente, la criptografía es la metodología para proveer la seguridad de las redes telemáticas, incluyendo la identificación de entidades y autenticación; el control de acceso a los recursos; la confidencialidad de los mensajes transmitidos y la integridad de los mensajes. Una gran necesidad para todas las empresas que ofrecen sus servicios al público hoy en día.

(*) Gerente de Innovación de Praxis