Elogio al software

Por : Michael P. Gregoire (*)

El otro día me encontré con dos artículos distintos sobre la industria del software. Uno decía que el mercado mundial de las tecnologías relacionadas con el “Internet de las cosas” espera que sea más del triple para el 2020 con 7.1 trillones de dólares. El otro informe era donde datos personales de 15 millones de cuentas de una importante empresa de telecomunicaciones habían sido recientemente robados por los hackers informáticos.

A raíz del escándalo de las emisiones de diésel de Volkswagen, en el que se utilizaron d­ispositivos de desactivación y software para perpetuar un fraude, algunos se centran en los aspectos negativos asociados con el software. Ahora los resultados de emisiones falsas se han unido al acoso por Internet y al robo de identidad electrónica en la lista cada vez mayor de plagas digitales que corroen la sociedad moderna. Sin embargo, eso es sólo una pequeña parte de la historia. La historia más importante es el grado notable en el que el software se ha convertido en el centro de nuestras vidas y una parte importante de la economía global.

En la Economía de las Aplicaciones de hoy en día, el software ejecuta todo desde empresas gigantes hasta tu smartphone. Ha volcado el mundo de los viajes. La forma en la que hacemos transacciones bancarias ha sido objeto de una revisión completa de como los canales digitales han comenzado a dominar el mercado. Las ventanillas y agencias de viajes de ladrillo y cemento se están convirtiendo en una cosa del pasado – con el mismo rasgo los teléfonos de vueltas y unidades de disquetes. La mayoría de nosotros ahora compra boletos de avión en línea, hace pagos con tarjeta de crédito en línea, y, cada vez más, incluso pedimos comida en línea.

El software permite a las pequeñas empresas escalar rápidamente. El software acelera procesos y elimina barreras transaccionales. Habilita la automatización. Reduce errores humanos. Genera datos objetivos que pueden ser extraídos para impulsar nueva innovación y mejorar la funcionalidad. Se está abriendo la puerta a modelos de negocio completamente nuevos.

Empresas como Google, Facebook, Microsoft, SAP, Uber, Oracle, Airbnb, Amazon, IBM, Salesforce, Twitter, Yahoo, eBay y CA – por nombrar algunos – no habrían sido posibles sin el software. Estas 14 compañías por si solas emplean a más de un millón de personas, y sus ingresos suman más que el PIB total de la nación de Austria.

El impacto del software en la tecnología automotriz ofrece un caso revelador al respecto. Los nuevos productos electrónicos en tu coche no sólo sirven para ofrecerte buenas direcciones, estos también hacen que tu carro corra mejor. Hay una razón por la que tu auto no contiene un carburador – un dispositivo mecánico – nada más. Un sistema de inyección de combustible controlado por un software puede simplemente hacer el trabajo mejor –  ajustando mezclas de combustible de aire con alta precisión para adaptarse a la velocidad de un coche, la carga del motor, condiciones atmosféricas y las preferencias del operador. Esto puede ser fácilmente ajustado para optimizar el funcionamiento de un motor para la eficiencia del combustible, la energía o, por supuesto, las emisiones.

Ese alto nivel de precisión y flexibilidad es lo que hizo posible que unas cuantas personas equivocadas en Volkswagen jugaran con el sistema. Pero también es lo que hace que tantas nuevas tecnologías sean más rentables, eficienticen recursos y francamente sean más poderosas que sus predecesores mecánicos y analógicos.

En el contexto de cualquier proceso imaginable, el software habilita respuestas delicadas y variadas a una compleja gama de entradas, de una manera que los hojalateros mecánicos de antaño nunca podrían haber soñado. En este momento, muchas de las mentes más brillantes de todo el mundo están afanosamente aplicando la infinita capacidad de adaptación de los circuitos lógicos para cada problema bajo el sol. ¿Quieres hacer un mejor trabajo prediciendo las lluvias? Cientos de personas están escribiendo un código para eso, incluso mientras tú lees esta frase. Interesado en el diseño de un mejor tenis de baloncesto? Elaborar programas de CAD han sido hechos solo para ese propósito. Con la esperanza de encontrar los calcetines perdidos de tu gato? Hay un programa también para eso.

El secreto de Thomas Edison y Alexander Graham Bells de hoy en día es mucho más probable que se encuentre en un hackathon que en un taller mecánico. Esto no debe interpretarse en el sentido de que la ingeniería mecánica es un arte que esté muriendo. Lo que significa que los ingenieros ya están acostumbrados a emplear softwares para crear sus diseños y diseñar estructuras así como mecanismos que en última instancia serán operados por softwares. 

Hace más de cien años, los sistemas de control de  electromecánicos comenzaron a tomar la importancia de los sistemas puramente mecánicos. Ahora los sistemas de control digitales son la norma. Cuando un gran edificio sin ventanas que antes era necesario que contuviera todos los interruptores en una central telefónica típica, una caja modesta, o dos, hará el truco.

El software es ahora el rey. Está cambiando la forma de nuestras ciudades, la forma en que nos comunicamos, cómo viajamos. Este impulsa el crecimiento económico, mejora la forma en la que el gobierno trabaja  y  da resultados en una mejor atención médica. Se puede encontrar en todas las partes – en grandes cantidades.  

Para los sistemas de control de  equipos de una pieza  obviamente complejos  como la del avión de combate F-22 Raptor, se escribieron 8 millones de líneas de código. El Chevrolet Volt, que es un coche muy bonito, pero que parece ser una muesca menos compleja y sobre  411 millones de dólares menos costoso, que el F-22, utiliza 10 millones de líneas de código. Mientras que la historia ha demostrado que es posible construir dos aviones de combate y coches eléctricos sin necesidad de utilizar ningún código en absoluto, es bastante claro que ninguno de estos vehículos asombrosos podría lograr la mitad de lo que hacen sin el beneficio de un software innovador.

Hoy en día el software se utiliza para un sin número de innovaciones desde el  aprendizaje para leer de los niños en la escuela, hasta para que los agricultores decidan qué cultivos plantar, a los empresarios en busca de inversores y empleados, y padres que buscan atención médica para sus hijos, por nombrar algunas otras áreas.

 Cada vez que surge una nueva tecnología, hay quienes tratarán de adaptarla para fines destructivos o fraudulentos. Al igual que  Gutenberg  que no debe ser culpado por todo el correo basura  dudosa  que recibe, y los hermanos Wright no deben cargar con la culpa de las confusas normas de franquicia de equipaje en líneas aéreas de descuento.

Por supuesto que todos tenemos buenas razones para sentirnos engañados por las revelaciones que surgieron de Volkswagen, desencadenados por el juicio erróneo de un pequeño grupo de empleados de VW. Sin embargo, eso no cambia el hecho de que el software seguirá para hacer del mundo un lugar mejor.