Los canales regionales, un ejemplo a seguir

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

La televisión es para entretener, para culturizar y aprender, y tenerla como una buena compañía y no como una desorientación y una manera de mantener manipulada la mente por medio de los asuntos comerciales, que es lo que hace por lo general la televisión comercial especialmente en nuestro medio, en donde cuando uno se sienta a ver televisión, se sienta a ver comerciales y el 10% de un programa muchas veces sin sentido o una película que se repite unas diez o veinte veces al año, como si no existiera nada nuevo.

La televisión comercial en Colombia, en su mayoría es un fracaso, hace con el televidente lo que se les viene en gana, las buenas producciones duran poco o las recortan y solo los asuntos de violencia, malas costumbres y amarillismo en los noticieros de televisión son la base fundamental de esa mala televisión que estamos viendo y en donde nos hemos vuelto monotemáticos en los asuntos de los deportes, pues parece que en Colombia solo existiera un deporte que se llama fútbol (y conste que soy un aficionado al fútbol) pero nos olvidamos que hay una gran variedad de disciplinas que se practican en el país pero que no cuentan con un cubrimiento especial, simple y llanamente por el asunto comercial.

Los programas de entretenimiento no son más que desprestigio, porque no se tienen en cuenta los triunfos de nuestros artistas en los diferentes campos, sino que les importa más las fallas en las vidas personales y los escándalos creados sin base fundamental y sin profesionalismo al hacer las investigaciones; porque como decía uno de los buenos periodistas de este país, en programas de entretenimiento y en los noticieros nos hemos vuelto carroñeros de lo más bajo.

Lo que está importando es lo que puede estar en primer lugar de raiting como producciones de baja calidad, con temas de narcotráfico y escándalos sexuales, mientras que nos olvidamos que el país en rico en la programación cultural e intelectual, pero el decir es que la cultura no paga y no paga porque no hemos enseñado a ver cultura y a mostrar lo bueno que tenemos sino a hacernos partícipes de la desgracia y nos hemos hecho insensibles ante el mal de los demás y por eso es común escuchar que cuando en un noticiero no muestran asesinatos, violaciones, parricidios y otra clase de actividades bajas la gente exprese que ese noticiero no tenga nada importante en la fecha.

Pero para bien, no todas las cosas son tan malas y a pesar de los bajos presupuestos los canales regionales vienen adelantando una gran labor al dar a conocer lo  que sucede en cada sección del país, mostrando la importancia de sus gentes, de su cultura y haciendo producciones casi con las uñas, pero de una gran calidad y la gente se ha dado cuenta de esto y es por eso que la sintonía de canales como Telecaribe, Teleantioquia, Telemedellín, Telecafé, Tro, Telepacífico, Canal Capital y Canal 13 comienzan a subir, porque a la gente les interesa estar informados y relajados en vez de llenarse la cabeza de violencia, de tristezas y amarguras después de una ardua tarea laboral.

Sabemos los esfuerzos que hacen los canales regionales pero, sabemos también que se convierten en una gran alternativa como sucedió en este pasado fin del 2015 y comienzos del 2016, en donde los grandes canales comerciales se olvidaron de la cultura y de la verdadera fiesta vividas en Pasto, Cali y Manizales respectivamente, mientras que los canales regionales mostraron con orgullo lo que sucedió en la Feria de Cali, el Festival de Negros y Blancos y la Feria de Manizales y se aprestan para mostrar lo del gran Carnaval de Barranquilla, que es patrimonio de la humanidad.

En los canales regionales encontramos concursos para loes estudiantes, motivación para los deportistas, orientación y enseñanza en asuntos culturales, no solo de la región sino a nivel nacional e internacional, cosas que no se puede ver en los canales comerciales, que como decía anteriormente son 50 minutos de publicidad por 10 de la novela o del programa respectivo y que decir de lo que está pasando con la transmisión de eventos deportivos, en donde se pierde lo mejor del deporte por está pasando la publicidad de x o y producto.

Se han dado la pela los canales regionales en tener señal de alta calidad, sin mirar la parte comercial y lo que se espera ahora al iniciarse las nuevas administraciones es que se respete esa programación deportiva, cultural y de orientación y que no sea utilizada para campañas políticas y apoyo a movimientos políticos de derecha o izquierda recordando que la televisión es un bien público para el bien de la comunidad.

Ha sido tanto lo que han logrado los canales regionales que en las grandes parabólicas ya se cuenta con su programación y la sintonía es inmensa, porque unen a las regiones de manera tal que quienes viven en otras partes en el mismo país o fuera del mismo están informados de lo que sucede en su terruño.

Qué bueno que ahora que la Radio Nacional comienza a descentralizarse en su franja noticiosa, como lo contara desde la ciudad de Manizales Jhon Jairo Ocampo, así lo hicieran con los canales regionales para poder tener como lo decía anteriormente una alternativa y una nueva opción para de verdad ver franjas televisivas de gran contenidos y no tener que ver obligatoriamente las tandas interminables de comerciales y repetición de películas gringas como si no existiera nada más, sino que se le pusiera más cuidado a la producción nacional y al descubrimiento del talento criollo en todas las áreas de la cultura, de la ciencia y el desarrollo social.

Buena esa por los canales regionales, pero esperamos más en este año 2016 para el bien de todos.

[email protected]