Transformación: sinónimo de liderazgo y gestión

Por: Iván Maldonado (*)

El actual ambiente económico que enfrentan las organizaciones está caracterizado por los constantes cambios y por una complejidad cada vez mayor. Hoy no existe duda de la interconexión que existe en la economía global, donde aquello que pasa en otra parte del mundo (o en otra industria) termina afectándonos.

En los últimos años, hemos visto como estos cambios se producen de forma cada vez más rápida y significativa. No importa en qué país estemos, las fuerzas globales del cambio están impactando nuestros negocios y nuestras vidas. Estas son algunas de esas fuerzas que están generando cambios en el mercado.

Nuevas tecnologías: están redefiniendo los modelos de negocio y de operación, debemos estar más que atentos para permanecer relevantes en el mercado. Hace apenas unos años, nadie esperaba que nuevas empresas -que se podían clasificar de ‘otro sector económico’- llegarían a competir, liderar y cambiar las reglas de juego de industrias ya establecidas, en apenas dos años. Internet, que comenzó como un medio para intercambiar información, primero les trajo a los negocios una velocidad sin precedentes, para posteriormente convertirse en un nuevo canal para interactuar con los clientes y, luego, en la base de los nuevos negocios con los que se debe competir.

Cambios en los hábitos: los nuevos hábitos del consumidor y de las nuevas generaciones, conocidas como ‘millenials’, han generado un cambio en la forma como las empresas se conectan con sus consumidores. Aun si el producto estrella de su empresa es el mismo, la forma en que interactúa con su consumidor debe cambiar. Actualmente los consumidores cuentan con una posibilidad ilimitada de opciones para escoger y tienen la libertad y medios para hacerlo. Las implicaciones de estos cambios se reflejan en un estudio realizado por KPMG, en el cual el 86% de los participantes manifiesta que la lealtad de los clientes es una de sus principales preocupaciones para los próximos tres años.

Globalización: en definitiva, la globalización ha traído consigo la conformación de nuevos ‘ecosistemas’ para generar negocios. En conjunto con las nuevas tecnologías, la globalización ha redefinido la composición de las cadenas de valor y para permanecer relevantes en sus industrias, las empresas deben estar atentas y vigilantes a los cambios que se den en el mercado. Las barreras para la entrada de nuevos competidores al mercado son cada vez menores y el interés de los nuevos competidores es mayor.
¿Qué implica para las organizaciones?

El actual ambiente económico implica un proceso continuo de evolución y transformación, al ritmo que exige el mercado. Así es posible aprovechar las oportunidades y enfrentar los retos que estas fuerzas traen consigo.

¿Qué implica para la gerencia?

Implica la revisión y transformación de sus modelos de negocio, operación y gestión del talento. Adicionalmente, implica la definición de una visión de cambio, la alineación y motivación de los equipos, lograr el entendimiento común de la visión en toda la organización y la incorporación de las capacidades requeridas para asegurar una efectiva implementación.

Finalmente, los procesos de transformación se deben realizar para no quedarse atrás de la competencia y no ceder espacio en el mercado. De hecho, los CEO más recordados son aquellos que se anticiparon y aprovecharon las fuerzas de cambio y realizaron transformaciones exitosas en sus organizaciones.

(*) Gerente Senior KPMG de Colombia