Como evitar que sus correos electrónicos sean ignorados

El equivalente virtual a acercarte a alguien, hacerle una pregunta y que te ignore es enviar correos electrónicos y no recibir respuesta. Y aunque nos fastidie que nuestra amiga demore en confirmar si iremos al cine esta tarde, la situación es peor cuando se trata de un asunto laboral. Esperar la respuesta de un cliente o la aprobación de nuestro jefe puede truncarnos el día y hundirnos en la ansiedad.

Entonces, ¿qué hacer para que las personas respondan nuestros correos electrónicos?¿cómo sobresalir entre una bandeja de entrada repleta de urgencias?

El equipo de Boomerang, la aplicación de gmail para programar envío de correos electrónicos o recibir notificaciones de los que no reciben respuesta, hizo un análisis el año pasado con más de 40 millones de emails y nos entregan ahora 6 consejos para enviar correos irresistibles.

1) Mide tus palabras: La cantidad ideal es de 50 a 125 palabras pues esos correos electrónicos reciben un 50% más respuestas que el resto. Sé breve pero tampoco escribas telegramas: los mails de 10 palabras tienen 30% menos chance de ser respondidos. Si el tema a cuestión exige que te extiendas, tal vez podrías considerar enviar un archivo adjunto.

2) Elige una postura: Los correos electrónicos neutros son los más ignorados. Si el tono de tu mensaje es moderadamente positivo o moderadamente negativo aumentas un 15% de posibilidades de recibir una respuesta. Utiliza palabras como “bien”, “genial”, “fastidio”, “malo” entre todas las que definen fácilmente la intención de tu mensaje. Eso sí: ten cuidado con no adular ni faltar el respeto.

3) Asunto: Nunca olvides escribir uno. Solo el 14% de los correos electrónicos sin asunto reciben respuesta. Tampoco te excedas en esta sección: en 3 o 4 palabras deberías definir el asunto de tu mail.

4) Sé legible: No hay tiempo para descifrar tus mensajes. Escribe correos electrónicos con oraciones cortas y palabras simples. Los mails de este tipo reciben un 53% más de respuesta que los enrevesados o presuntuosos.

5) Incluye preguntas: Los correos electrónicos con preguntas tienen un 50% más de probabilidades de ser respondidos. Tampoco bombardees con consultas: de 1 a 3 preguntas son suficientes.

6) Opina: Si tus correos electrónicos sólo llevan cifras o datos concretos, disminuyes en un 50% tus posibilidades de recibir respuesta. Los mails breves, pero que contienen la opinión del remitente son más difíciles de ignorar.

Aunque no hay fórmula mágica para garantizar una respuesta, prueba estos consejos y quizás ya no tengas que pasar tanto tiempo refrescando tu bandeja de entrada. Eso sí: el contenido de tus correos electrónicos y las maneras dependen de ti.

Vía el mundo al instante