Impresoras LED: una combinación ganadora de precisión, calidad y velocidad

Diego Orrego, Gerente de OKI Data Colombia nos comparte la información que los diodos de emisión de luz, mejor conocidos como LED, se han tomado muchos de los campos de la tecnología de consumo. Desde la iluminación hasta las pantallas de los televisores, sus ventajas en eficiencia energética y economía los convierten en una de las soluciones técnicas preferidas en el diseño de todo tipo de artefactos y dispositivos.

Las impresoras no son una excepción. En este campo, el LED ofrece más economía, menos riesgo de daño para la impresora, más capacidad de uso, más fidelidad y calidad en el resultado que otras tecnologías.

Los desarrollos tecnológicos que se ha logrado alrededor la tecnología de impresión LED han logrado convertirla en una herramienta ideal para los entornos de trabajo en los que exige volumen, confiabilidad y calidad en las impresoras.

Menos riesgo de daño y más ‘aguante’

Las impresoras LED tienen menos partes movibles que las de láser, o las de inyección de tinta. Por eso, corren menos riesgo de dañarse y soportan mejor el uso intenso y prolongado. Esa característica también les permite ser menos vulnerables a atascos de papel, y soportar  sin deterioros ni complicaciones superficies con más gramaje, como los sobres o los papeles finos.

Más calidad y precisión

Tanto las impresoras láser como las LED imprimen a una calidad de 1.200 puntos por pulgada. Pero hay una diferencia importante entre unas y otras: mientras que cada punto impreso en una impresora láser tiene 65 micrómetros de grosor (un micrómetro es la milésima parte de un milímetro), una impresora LED puede crear puntos de 25 micrómetros, menos de la mitad.

Aunque las diferencias sean a niveles tan pequeños, sí son muy perceptibles. Al final, el resultado de imprimir en una impresora LED sea mucho más preciso, pues los puntos están menos dispersos y van exactamente en el lugar en el que deberían ir.

Otra ventaja de las impresoras de LED aparece a la hora de tener que imprimir grises. Los láseres sólo pueden mostrar tonos de 100% blanco ó 100% negro. En cambio, las impresoras de LED pueden tener hasta 16 tonos distintos de gris en el papel. Esto es posible porque la luz, que es la que crea la imagen, se puede modular, de modo que se puedan mostrar tonos diferentes de blanco y negro.