Ni un solo negro

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal.–

Los titulares gloriosos y la mermelada que se chorreaba desde los aviones que fueron a Washington no dejaron ver el craso error en que cayó Santos: ni uno de los 250 acompañantes a la capital del imperio era negro.

Está bien que el gobierno santafereño que preside el sobrino nieto de Eduardo Santos se parezca cada vez más al gobierno de Miguel Antonio Caro, quien tenía una libreta de rencores parecida a la de nuestro actual mandatario. Una libreta tan perversa que en 1895 le impidió a Caro dictar decreto de honores a la muerte de Jorge Isaacs.

Está bien que el gobierno blanco de Santos no haya nombrado un negro de ministro y que a sus colaboradores más cercanos les parezca maluquísimo andar con minorías étnicas. Pero que no lleven un negro a ver el emperador que es negro, puede ser rencor santista, pero es estupidez .

Admitamos que el presidente no tenía por qué revisar el listado de invitados al show de Washington. Pero si puso a revisar la lista a la terca ministra de Trasporte o al despiporrado ministro de Agricultura, o a la mesa de Juan, es obvio que ellos no vieron que hacía falta por lo menos un negro en alguno de los dos aviones.

Como bien lo dijo Paola Ochoa en una nota en el Tiempo.com, son los congresistas gringos los que aprueban la plata para la paz que reemplaza el Plan Colombia.Y como de los 53 congresistas que firmaron la carta de respaldo 9 son negros , deben haber tomado tanta o más nota del desprecio arrogante del presidente de Colombia con el emperador de tez oscura.

No hay duda, en Colombia,(decía el Dane cuando le creían),existen 5 millones de negros puros y otros 5 de mestizos a quienes Santos tiene anotados en su libreta de rencores.

PUBLICADO EN ADN,BOGOTÁ,FEBRERO 9 2016,

www.eljodario.co

@eljodario