Zidres: oportunidades proyectos productivos posconflicto

Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Es indudable que las zonas de desarrollo rural, económico y social, “zidres” amparadas por la Ley 1776 / 2016, que acaba de ser sancionada por el presidente Santos, serán factor de vital importancia para la atapa del posconflicto que empezaremos a desarrollar una vez se firme el acuerdo de paz previsto para el 23 de marzo del año en curso, y que desde luego con anterioridad deberían darse los primeros pasos para que una vez firmado, se inicie el desarrollo zidres, tal cual está planteado, pero, sin abusar de los pequeños y medianos productores de su entorno.

Siempre hemos sostenido que la paz en nuestro país es posible, siempre y cuando no se estanque en la etapa posconflicto, que para ser prácticos, no debe tener tanto paternalismo de Estado, puesto que sería una forma de generar más desempleo y vagancia entre las personas desplazadas y reinsertadas; no se pueden cometer los mismos errores del Caguán, puesto que la política de dar a cambio de nada, generó muchas reyertas sociales, fomentando  vicio y desempleo por doquier.

La Ley que rige las Zonas de desarrollo Rural, económico y social “Zidres”, no deja de ser interesante, puesto que es la recuperación de más de siete millones de hectáreas que se encuentran ubicadas en lugares de difícil acceso por los graves inconvenientes de las vías de comunicación, pero que son tierras fértiles a donde aun no ha llegado la mano del Estado para rescatarlas y volverlas productivas.

Si bien algunos sectores de la producción ven con buenos ojos este mecanismo, de parte de los grupos de oposición llueven críticas, entre ellos de la guerrilla de las Farc, del senador Jorge Robledo, el polo democrático, el partido verde, la confederación internacional de organizaciones no gubernamentales, OXFAM, y la comisión colombiana de juristas, C.C.J, entre muchas otras nacionales e internacionales, puesto que se puede prestar para la acumulación y concentración de la propiedad rural en pocas manos.

Indudablemente que son muchas las multinacionales y agentes del Estado, que tienen puesta la mirada en tan valioso botín, puesto que estas zonas de Desarrollo Rural y social, tendrán todas las prerrogativas del gobierno para ser explotadas adecuadamente, sus lugareños si es que no se ponen las pilas, no pasarán de ser convidados de piedra o si mucho simple jornaleros exprimidos y explotados, por quienes lograron se las adjudicara a través de proyectos productivos posconflicto a largo plazo.

Sin embargo, como nos encontramos en manos de un gobierno con visos de dictador, nuestros clamores no pasarán de ser un saludo a la bandera, quienes protestamos por actos ejecutados  en contravía del clamor popular, nos convertimos en la piedra en el zapato para el señor presidente, muy seguramente recibiremos el rechazo de nuestras solicitudes ante las entidades oficiales.

Desde luego que no nos podemos sustraer de este clamor popular, puesto que el manejo del sector agropecuario siempre ha estado sujeto a una serie de altibajos, donde finalmente resultan comprometidos altos agentes de entidades oficiales.

Desarrollar estos territorios y volverlos productivos sería lo ideal, pero  aplicando los mecanismo de ley,  para que en el inmediato futuro no se conviertan en un dolor de cabeza para los gobernantes de turno, pero sobre todo, para quienes las habitan, puesto  que son gentes de la más alta vulnerabilidad social y económica del País, donde la mayor parte de lo que producen lo tienen que dejar perder, puesto que no existen vías de comunicación, canales de comercialización y muchos menos programas de agroindustrialización.

Es importante destacar que las Zidres, para la etapa postconflicto, pueden jugar un papel preponderante en la generación de empleos tanto directos como indirectos, siempre y cuando se aplique el esquema de las cadenas productivas y las alianzas estratégicas: Logrando este propósito,  serán de vital importancia, puesto que son más de 12 millones de compatriotas que una vez se firme el Acuerdo de Paz, en lugar de ser beneficiarios de subsidios del Estado, pueden emprender a través de las Zidres planes y programas de desarrollo rural, desde luego, apalancados por ONG, que tengan solvencia moral y económica para desarrollar programas agrícolas con valor agregado y  con mercado asegurado.

Podríamos decir que un proyecto es zidres postconflicto, cuando reúna unos mínimos  requisitos para que quienes vayan a emprenderlo, lo hagan con pleno conocimiento de causa y en observancia de lo que son los nueve pasos indispensables en toda cadena productiva, con su respectiva alianza estratégica:

1º-  En la zona zidres, escogida, por los potenciales usuarios o beneficiarios, debe levantarse el mapa productivo y en lo que sea posible el potencial exportador, con valores agregados de agroindustrialización, por cuanto son muchas las empresas nacionales y extranjeras que querrán adquirir sus productos, con el fin de colaborar con la etapa postconflicto.

2º- Recurso humano de las zonas Zidres: es indudable que quienes las vayan a gerenciar deben tener pleno conocimiento de quienes serán los promotores de su desarrollo, y por consiguiente se requiere que el recurso humano esté plenamente identificado con los procesos, previa capacitación que debe hacerse antes de iniciar la etapa de producción.

3º- Coeficientes Sociales de Desarrollo del Recurso Humano: es indudable que este factor debe tenerse en cuenta con el fin de no ir a ocupar neófitos en los proyectos, puesto que  conllevaría a generar prácticas que no corresponde a los factores de control de calidad, con esto se quiere decir que las personas contratadas deben tener un conocimiento básico del producto.

4º Ficha Técnica del Producto de las Zonas Zidres: con el fin de dar una mayor dinámica al mercado nacional e internacional, los productos, además de su valor agregado con factores de agroindustrialización, deben tener una ficha técnica que los identifique, esto, con la finalidad de lograr mayor identidad con sus similares de otras zonas zidres productivas, lo que permitiría generar programas de alianzas estratégicas.

5º- Empaques y Embalajes

6º- Selección del producto y control de calidad

7º- Canales de comercialización

8º -Evaluación del recurso humano frente al proceso de desarrollo

9º- Distribución de utilidades y reconocimiento labores.

 

[email protected]