DE Venezuela: ¿León y Reyes, de corruptos a narcotraficantes?

Por: Robert Alvarado

  • “Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.” Jean Paul Sartre

Los psicóticos del gobierno que nutren la violación de derechos humanos como placer, en los debates de la Asamblea Nacional sobre la corrupción y el narcotráfico no se vieron con la misma determinación exhibida para rechazar la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional; Cilia Flores, la Primera Ausente, acumula miserias de furtivos quehaceres favorecidos desde el poder, calando en un estamento político sin otra manifestación que el miedo que le produce verse acosado por sus desafueros, algo que será constructivo para la democracia en la medida que realmente se investiguen los bochornosos actos de corrupción así como la penetración del narcotráfico en el gobierno.

Los parlamentarios de la oposición han sabido interpretar la gran frustración que sentimos la mayoría de quienes habitamos esta tierra de gracia por las prácticas políticas y dispendiosos estilos de vida impuestos por los malhechores de cuello rojo con dineros escamoteados a la hacienda pública o provenientes del narcotráfico, algo que fortalece la percepción de los recientes debates parlamentarios como una real expresión popular. En el “Debate sobre la corrupción y la actuación de los poderes públicos ante este flagelo”, el Diputado Julio Montoya fue enfático, “hay una mayoría que va investigar, porque la constitución nos da el derecho de investigar”, en su extenso pergamino tiene como iniciar esa labor postergada en el regodeo con la impunidad y complicidad partidista oficial.

El Diputado Ismael García, hablando de narcotráfico, se refirió al avión de Air France, a Walid Makled y Vasily Kotosky Villarroel Ramírez, destacando que uno de los nombres dados por Makled fue el del hoy diputado, Hugo Carvajal; mencionó a El Loco Barrera, equivocándose cuando dijo que le habían incautado un hangar en un aeropuerto; dio cifras y habló de Gobernadores sin indicar nombres, cuando está en conocimiento de las denuncias hechas en contra de Julio César León Heredia, Gobernador del estado Yaracuy, por su vinculación con Walid Makled (http://cdn.eluniversal.com/2013/02/03/denunciamakledjulioleon8.jpghttp://cdn.eluniversal.com/2013/02/03/denunciamakledjulioleon10.jpghttp://cdn.eluniversal.com/2013/02/03/denunciamakledjulioleon9.jpg) y corruptelas realizadas con hermanos del ex Gobernador del Estado Lara, Luis Reyes Reyes, y familiares de una madre de sus hijos, Elisa Pagliari Centeno. Comparto con Ismael que “las sociedades deben alertarse a tiempo, y deben investigar”, por ello traeré a colación algunos datos para que tanto él como Julio Montoya le hagan honor a sus palabras, por estar directamente relacionados con la corrupción y el narcotráfico.

La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia se estaría prestando para encubrir al gobernador de Yaracuy, Julio César León Heredia (http://bit.ly/1nEe81mhttp://bit.ly/21nx6qxhttp://bit.ly/1RF8pk0http://bit.ly/1plyX3uhttp://bit.ly/1WgarLs), en esa instancia cursa el Caso Nº AA10L2012000239, iniciado el 03/10/2012 cuando Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República, solicitó la desestimación de la denuncia presentada por este servidor el 24/08/2012 en contra de Julio César León Heredia, “por la presunta comisión de… PECULADO DOLOSO PROPIO, MALVERSACIÓN GENÉRICA SIMPLE, ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO Y ASOCIACIÓN PARA DELINQUIR”. La Sala Plena declaró con lugar la solicitud de desestimación con una sentencia publicada entre gallos y medianoche, la cual apelé el 08/07/2014, después de más de un año, el 21/10/2015, dictaron Sentencia resolviendo la apelación interpuesta, decisión de la cual no he sido notificado ni la misma ha sido publicada.

Según fuentes del máximo tribunal, la reserva impuesta a este caso se debe al Segundo Escrito complementario del Recurso de Apelación de fecha 06/11/2014, el cual contiene el denominado “Libro Rojo”, titulado “JULIO LEON CORRUPCIÓN POLÍTICA TRÁFICO DE ARMAS EN NOMBRE DE CHÁVEZ” (http://bit.ly/22akMfwhttp://bit.ly/21nw3GR), así como “3 recibos que evidencian el financiamiento de la campaña de Julio León Heredia con recursos provenientes del narcotráfico, específicamente de Walid Makled” (http://bit.ly/1TUg6JI). “Certificadas con la firma de Makled, las facturas suman un aporte de 12,9 millones de bolívares fuertes destinados “para gastos comunicacionales de la campaña electoral del candidato del PSUV a la Gobernación del Estado Yaracuy, Sr. Julio León Heredia” …el libro sacó a la luz pública las supuestas facturas que la gente de León Heredia dio a Makled como respaldo de sus tres donativos: 3,2 millones de bolívares fuertes el 4 de julio de 2008 en tiempos de las primarias internas del PSUV, 5,7 millones el 9 de agosto de 2008 ya como candidato oficial de Chávez y, finalmente, 4 millones más el 2 de septiembre de 2008.”

El Diputado Miguel Ángel Rodríguez, el 05/02/13 pidió en la plenaria de la Asamblea Nacional investigar al Gobernador de Yaracuy en los siguientes términos: “documentos aparecidos semanas atrás, han sido solicitados en investigación también sobre el presunto financiamiento del dinero del narcotráfico, no estamos hablando de Pablo Escobar, estamos hablando de Walid Makled… presuntamente al hoy Gobernador del Estado Yaracuy, Julio León Heredia, esa investigación, pónganse los pantalones, y ustedes den el voto favorable para que se lleve a cabo, eso fue por 13 mil millones de bolívares”(http://bit.ly/1TUne8P). A instancia parlamentaria esta investigación debe realizarse, por sus implicaciones en el centro occidente del país, en virtud de los nexos de León Heredia con los Hermanos Reyes Reyes.

En el proceso eleccionario de año 2012, el partido de gobierno en el Estado Lara con fines netamente electoreros, habría ocultado graves hechos de corrupción que amenazaban la menguada imagen del candidato del PSUV a la gobernación, Luis Reyes Reyes, como resultado de su permisividad frente a los presuntos actos de tráfico de influencias, corrupción y enriquecimiento ilícito en los que estarían incursos sus hermanos José Gregorio Reyes Reyes, Aníbal Rafael Reyes Reyes y Belkis María Reyes Reyes, ésta de la mano de su esposo, el para entonces diputado oficialista, Ismael Burgos, contratistas de Julio César León Heredia, cuyos ingresos no justificaban en esa época la vinculación de Belkis María Reyes Reyes con un mercado exclusivo de autos de lujo, que hizo a Luis Reyes Reyes blanco de ataques dentro y fuera de su tolda política cuando asumió la tarea infructuosa de recuperar el otrora bastión centroccidental del chavismo.

En este contexto, desarrollaron una maniobra política judicial  para posicionar una matriz de opinión favorable al candidato oficialista Luis Reyes Reyes en el proceso eleccionario del año 2012, persiguiendo penalmente a empresarios de la región vinculándolos fraudulentamente con Alias “El Loco Barrera” y sometiéndolos a las fases de estigmatización descritas y analizadas por la criminología crítica, acallando así los graves señalamientos de connotación nacional en contra del candidato del PSUV en la región larense y eliminando riesgos implicados por proveedores, encauzando penalmente sobre todo a aquellos empresarios que importaban autos de lujo en atención a los requerimientos de Belkis María Reyes Reyes, operaciones excluidas de todos esos procesos judiciales amañados, porque demostraban las cuantiosas adquisiciones de la hermana del jerarca chavista con recursos de dudosa procedencia, vehículos de alta factura, muchos de los cuales mantenían a buen resguardo en galpones ubicados al lado del domicilio de la pareja Burgos Reyes, en terrenos que les habría cedido la Alcaldesa Amalia Sáez. En Barquisimeto, “era conocido cómo los hermanos y Belkis Reyes de Burgos visitaban frecuentemente dependencias ministeriales, donde canalizaban los requerimientos de los importadores larenses, entre ellos los actualmente detenidos representantes de “Inversiones El Nono” y otras empresas allanadas, entre cuyos responsables están miembros de una familia Ayoub” (http://bit.ly/1nEjkCp).

Reseñamos estos hechos porque deben ser investigados, como es la intención del parlamento nacional, en particular de los diputados Julio Montoya e Ismael García, empeñados en logar tan loable objetivo, con acciones que han de extenderse a las situaciones referidas porque en las mismas subyace el flagelo de la corrupción, potenciado exponencialmente por las nefastas derivaciones del narcotráfico supuestamente promovidas por altos personeros del gobierno nacional.