Microsoft invierte más de mil millones de dólares al año en ciberseguridad

Hoy en día la confianza también debe estar en los dispositivos y servicios que se utilizan en la vida personal y laboral. Pero, ¿cómo confiar en la tecnología?

Esa confianza surge de la posibilidad que ofrece la tecnología de ser cada vez más productivos, de estar en contacto con las personas más importantes, de ser más eficientes, pero quizá lo más relevante: de brindar mayor seguridad.

Con la proliferación de dispositivos de uso diario, las empresas y las personas han cambiado la manera de pensar en la seguridad. “Ahora la seguridad no solo se refiere a la necesidad de proteger una PC o un centro de datos. Se tratar de proteger la información personal y de negocios que puede estar almacenada en un celular o en cualquier servicio de nube”, dice Julia White, gerente de Plataforma de Nube en Microsoft.

Acciones que protegen a los usuarios y a las empresas

En un mundo donde la cotidianidad ocurre en su mayoría en entornos digitales y a través de diferentes dispositivos móviles, en Microsoft están convencidos de que la confianza y la seguridad deben ser el centro de la tecnología. Como parte de esta visión, en el campus de Microsoft en Redmond se encuentra la Unidad contra el Cibercrimen (DCU por sus siglas en inglés), la cual se dedica a garantizar la seguridad de los clientes y su infraestructura tecnológica de manera proactiva. De esta forma, el DCU (Digital Crimes Unit) trabaja de manera cercana con las demás áreas de la empresa para identificar problemas relacionados con malware y su distribución, piratería, y el impacto que pueden tener en los clientes, a la vez que protege a poblaciones vulnerables.

La unidad contra el Cibercrimen de Microsoft o DCU es como un set de una película, pero con resultados reales. “Lo que hacemos aquí en Microsoft, en el DCU, es muy satisfactorio. Siempre estamos en la búsqueda de cómo podemos hacer que todas las personas que usan nuestros productos estén más seguras en línea”, comentó Richard Boscovich, asesor general adjunto en DCU.

IDC reportó en una encuesta que el malware en software pirata le cuesta a consumidores y negocios 3 billones de dólares al año en productividad y crecimiento. Los principales riesgos de utilizar software sin licencia son las amenazas a la seguridad, la intrusión de hackers y pérdida de datos. Por esta razón es importante contar con software y plataformas originales, porque cuentan con las características necesarias para mantener a salvo la información sensible y lo más importante, son confiables.

Al respecto, Julia White comenta: “la misión de Microsoft es empoderar a todas las personas y organizaciones del planeta para que logren más. Y para eso debemos asegurarnos de que nuestra tecnología sea confiable”. Gracias a que se cuenta con un panorama completo sobre la seguridad de la información, servicios como Outlook.com, Office 365, la plataforma de nube de Azure e incluso Windows 10, se mantienen seguros.

Si una empresa construye su infraestructura con Azure, los equipos de Microsoft se aseguran de que Azure sea una herramienta confiable. “Azure está estructurado para que los clientes tengan un nivel extra de seguridad”, complementa Julia White. La seguridad está integrada dentro de la tecnología, como en el caso de Windows 10, la cual puede ser utilizada con la confianza de que la información está bien resguardada. Lo mismo sucede con Office 365, los correos permanecen protegidos; pues esto es parte del servicio que se le ofrecen a los clientes tanto comerciales como de negocios.

Otros esfuerzos para incrementar la seguridad de la información de los usuarios tienen que ver con nuevas capacidades como el reconocimiento facial o el escaneo de retina, que hacen más segura la experiencia de contraseña, además de hacerla más amigable para el cliente. Microsoft Antivirus es otro ejemplo del compromiso de la empresa con la seguridad, que también se encuentra integrado en Windows 10, y es el resultado del trabajo en conjunto que el DCU realiza con Microsoft Malware Protection Center. “Buscamos amenazas y tendencias y de inmediato las incorporamos en nuestros productos antivirus, tanto en la nube como en sitio. Esto es gratis y son parte de la oferta en seguridad”, menciona Richard Boscovich.

Cómputo confiable en la Nube

El mundo ha cambiado y la manera de ver la seguridad también. Antes se podía bloquear la información o protegerla con un firewall. Ahora, la nube constituye un ambiente mucho más seguro que la infraestructura en sitio y un ejemplo de esto es la plataforma de Microsoft Azure.

Las dos piezas de seguridad con las que cuenta Azure son esenciales para ofrecer una mejor seguridad en la nube. Una tiene que ver con toda la inversión, desde los expertos de clase mundial que ayudan a que sea seguro hasta la capacidad de mantenerlo actualizado; además del tamaño de la infraestructura de la nube de Microsoft, que soporta a más de mil millones de clientes a través de servicios empresariales y de consumo en 140 países, 10 idiomas y 24 divisas.

La otra pieza de seguridad tiene que ver con las capacidades de seguridad que se les brindan a los clientes, como el constante monitoreo que les permite tener información de valor y solucionar alguna eventualidad potencial que Azure detecte.

Todo esto se resume en dos palabras: cómputo confiable. Microsoft lo tiene claro y establece cuatro pilares esenciales para conseguir esto y ofrecerlo a sus clientes, tanto de consumo como empresariales:

  • Privacidad
  • Legalidad
  • Transparencia
  • Seguridad

A través del Centro de Confianza Microsoft ofrece información fácil de entender sobre dónde se almacenan los datos de los clientes y quién puede acceder a ellos, además de brindar información sobre la identidad de sus subcontratistas quienes también acceden y manejan datos personales de los servicios empresariales en la nube. Los clientes, además, pueden registrarse para recibir notificaciones sobre los cambios en la información de los flujos de datos geográficos. “Queremos estar seguros de que los clientes tengan la confianza de entrar a la nube, que tengan control sobre los datos y que los puedan mover libremente”, menciona Bárbara Olagaray, directora global de Asuntos Públicos en Microsoft. 

Aunque los esfuerzos y el compromiso de Microsoft con la seguridad y el cómputo confiable son importantes, la seguridad es un camino de dos vías y es esencial que los usuarios tengan en cuenta algunos hábitos o consejos que ayuden a tener su información más protegida. Durante una serie de entrevistas, Richard Boscovich, Julia White y Bárbara Olagaray, compartieron con el News Center de Microsoft Latinoamérica algunos hábitos que los usuarios pueden adoptar para tener una experiencia digital segura en su vida personal y laboral:

El mundo avanza y la manera en la que se trabaja y se almacena la información cambia cada vez más rápido. Este es un buen momento para adoptar tecnologías que ofrezcan mayor seguridad y protección a la información personal y de negocios a través del aprovechamiento de la nube y sus beneficios en productividad, movilidad, flexibilidad y seguridad.