Resucitó Millonarios en el segundo tiempo

Por: Alberto Díaz.–
Partido disputado de principio a fin. Como era de esperarse lleno completo de la mejor hinchada del país. Santa fe supo imponer su ritmo en el primer tiempo y aunque no concretó desdibujó al cuadro azul que, con fallas y entregas erradas en todos los sectores de la cancha desesperó a la tribuna.
Aunque no jugábamos a nada y el equipo embajador se contagiaba de la imprecisión ante la buena marca del rival, los dos equipos se encontraron con una terna arbitral “fusilera” de tarjetas, mediocre, sin personalidad, que perjudicó a ambos equipos. Nos salvamos de varias oportunidades de los ágiles cardenales. Cuando creíamos que el primer tiempo se iba en tablas, apareció el “desaparecido” Silva y marcó el primer gol por el ángulo del arquero. Con ese resultado era normal una reacción santafereña para el segundo tiempo.
Millonarios cambió de actitud en el segundo tiempo. El penal cometido a Rangel (hubo jugada similar en el primer periodo) y el contundente cobro de Estrada apenas comenzando la segunda etapa hizo que el local recuperara la confianza y se montara en el partido. El momento de los goles (cerrando primer tiempo y abriendo la etapa complementaria) lograron minar el empuje visitante. Con actitud, marca, inteligencia, respaldo entre volantes, delanteros y defensas, agresividad y el elemento esencial la “testosterona” fueron la clave para mantener el resultado y buscar más.
La entrada de Mosquera, Mejía y Carrascal reafirmó el pensamiento del DT Israel para manejar el ritmo del partido y sobre el final Millos se retrasó un poco y defendió bien.
Se viene el receso por eliminatorias al Mundial 2018. Excelente momento para la reflexión y el afianzamiento táctico y de la plantilla azul para llegar al partido contra el verdolaga con más confianza, seguridad y ganas de victoria.
Albiazul saludo.