En el último suspiro…

Por: Alberto Díaz.–

No fue un partido brillante. El cuadro embajador acusó el cansancio por el partido del jueves, donde desplegó un gran esfuerzo físico y mental. El juego se hizo enredado en el primer tiempo, el once manizalita apuraba, presionaba y poblaba el medio campo no dejando pensar al visitante y haciéndolo sentir aburrido.

El cuadro local se defendía bien y hacía que el rival se equivocara con el balón. Nuñez, siempre incisivo, disparaba de media distancia con opción de riesgo. Robayo y Blanco marcando y apoyando el frente de ataque, la defensa azul no pasaba afugias porque los delanteros blancos ni fu ni fa, muy flojos en ataque. El ritmo se hacía lento y el balón circulaba por todo el terreno de juego.
En la etapa complementaria, el once Caldas atacaba pero no concretaba. Millos requería un revulsivo en la cancha, el empate se veía como un buen negocio. El partido seguía muy cortado por las faltas y la ineficacia en los arcos. Estrada, Nuñez, Machado intentaban juntarse con el resto del equipo para buscar el gol pero no se generaban opciones claras. El banco técnico realizó varios cambios – en mi opinión algo tardíos – de Rojas por Estrada, Manga por Nuñez y Mejía por Silva; ya se notaba el cansancio en ellos, normal por lo explicado anteriormente. Sin sonar a excusa el DT Israel informó que el viaje a Manizales fue “accidentado debido al mal tiempo en la zona cafetera. Viajaron toda la tarde y solo pudieron llegar al hotel a las once de la noche.
En el último suspiro una devolución de cabeza y arriesgada por un defensa local -que iba rumbo al autogol- y ante el esfuerzo del golero Cuadrado fue aprovechada por Rangel rematando fuerte y arriba del arco para anotar el único gol del partido. La jugada del gol anulado al cuadro local fue explicada por analistas arbitrales donde manifestaron la posición incorrecta del delantero blanco. Tres puntos de oro que se suman. Siguen partidos por copa y Liga entre miércoles y sábado de la próxima semana. FUERZA MILLOS!!
Albiazul saludo.