Grupos violentos y mafiosos no desaparecen, se transforman

Por: Ricardo Galán.–

Del Cartel de Medellín pasamos a la Oficina de Envigado. Del Cartel de Cali al del Norte del Valle.
De los paramilitares de Córdoba y Urabá a las Autodefensas Unidas de Colombia. y de estas a las Bandas Criminales.
Las Autodefensas Campesinas, pasaron a ser las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc. El Ejército de Liberación Nacional, ELN y el Ejército Popular de Liberación.
Con algunos matices, “la misma perra con distinta guasca”, diría mi abuela.
Siempre hay alguien a quien se le ocurre una nueva etiqueta para denominar lo mismo.
Todos, los de derecha y los de izquierda, dicen defender al pueblo asesinándolo, secuestrándolo, extorsionándolo, expropiándolo y desplazándolo de su tierra, su familia y su entorno. Aterrorizándolo.
En Colombia los grupos violentos son como la materia, que no desaparece sino que se transforma.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.