Los niños, la edad y la tecnología

Expertos afirman que el acompañamiento de los padres es esencial en la interacción de los más pequeños con la tecnología
Ejercer ciudadanía, estimular procesos de aprendizaje y ofrecer un mayor acceso a la información, son algunas de las bondades que resaltan expertos en cuanto al uso de las herramientas tecnológicas. Viviana Quintero, coordinadora de TIC’s e Infancia de Red PaPaz, sostiene que “el internet y en general la tecnología representan un aporte significativo para la calidad de vida de nuestros niños por su contribución a procesos pedagógicos y cognitivos”.

Reconocer que la tecnología es parte de nuestro mundo y del de ellos, es el primer paso para garantizar que los niños tengan una aproximación asertiva a este ecosistema. Con esto, la tarea por excelencia de los padres es velar porque sus hijos tengan un uso responsable, controlado y con contenidos acordes a su edad.

La psicóloga Gladys Sanchez, especialista en docencia universitaria y con más de 20 años de experiencia en trabajo con menores, señala que los niños son sujetos de educación apasionados por aprender, explorar y conocer todo lo que el mundo les ofrece y en este sentido es responsabilidad de los padres que esa fascinación se extienda con el tiempo.

Uno de los recursos con el que cuentan los padres para la formación y el entretenimiento de sus hijos es el internet, que en el caso particular de Colombia pasó de tener 8.8 millones de conexiones en el 2008 a casi 14 millones en el 2016 según cifras de Red Papaz. Este hecho contribuye a que brechas sociales y económicas se reduzcan, al tiempo que amplía de forma inherente la interacción de los más pequeños en la red.

El Internet es un mundo de contenidos infinitos, muchos de ellos apropiados para los niños y otros no tanto. El control parental del que tanto se habla es una práctica en la que todos los papás deberían sumergirse. Si bien algunos padres piensan que acompañar a sus hijos en el uso de la tecnología significa estar “pegados” a sus pantallas en todo momento, lo cierto es que hoy en día todos los dispositivos cuentan con software que le permiten a los papás hacer un acompañamiento efectivo y a distancia mientras no están con sus hijos.

En apoyo a un mejor uso de la tecnología para los niños, Microsoft ha mejorado sus herramientas de control parental con su más reciente sistema operativo Windows 10. “A través de este instrumento se pueden establecer límites para el número de horas de uso de un equipo, los tipos de juegos a los que pueden acceder los niños y los programas que pueden ejecutar”, explica Juan Pablo Consuegra, director de Mercado y Operaciones de Negocio de Microsoft Colombia.

Adicionalmente, Microsoft cuenta con Protección Infantil, una herramienta que incluye un sitio web y un programa gratuito para instalar en los equipos que usan los niños, el cual permite darles cierta independencia, al tiempo que los padres supervisan lo que están haciendo. Protección infantil también puede ayudar a mantenerlos alejados de los sitios web inapropiados y solo permitirles conversar con personas previamente autorizadas.

Por su parte, la psicóloga Sánchez resalta que ese acompañamiento no se debe quedar solo en el control del uso y consumo de la tecnología, sino que se debe complementar con una formación que les permita a los niños desarrollar con el tiempo el criterio necesario para saber qué está bien y qué no, qué es bueno y qué es malo.

Sobre este tema, Red Papaz construyó el decálogo Tus diez Comportamientos Digitales, entre los que resaltan el respeto que deben tener los niños cuando están navegando y la calidad de vida de los pequeños. Éste, además, hace referencia al hecho de no desplazar otras actividades importantes por el uso de la tecnología.

Seguir este tipo de instructivos permite que los niños saquen el mejor provecho de la tecnología y exploten todos sus beneficios. Para Viviana Quintero, uno de los privilegios más importantes es precisamente la oportunidad que la tecnología le ofrece a los niños de ejercer ciudadanía siendo, no sólo consumidores de contenidos, sino también creadores de los mismos. “Hemos empezado a ver niños youtubers o creadores de aplicaciones. Estos son niños que empiezan a ejercer sus derechos a temprana edad”, resalta Quintero.

La tecnología a temprana edad

Fabio Espinoza, médico especialista en pediatría, sostiene que la tecnología debe ser utilizada de forma adecuada para el desarrollo de los niños teniendo en cuenta su lenguaje, capacidades y limitaciones. Con lo anterior, el doctor Espinoza propone los siguientes tiempos y contenidos para las distintas etapas de los niños:

• De 0 a 2 años se aconseja un tiempo máximo de una hora al día de uso de la tecnología, esto incluye televisores, consolas, tabletas y cualquier otro tipo de dispositivo digital. Para este segmento la tecnología puede ser usada a fin de potenciar los estímulos visuales y auditivos; esto incluye todo lo que tenga que ver con colores, formas, sonidos y ejercicios de acción- reacción.

• De 2 a 8 años se recomiendo un tiempo máximo de dos horas y un uso de herramientas tecnológicas que estimulen la coordinación, en esta etapa el pensamiento de los niños es muy concreto y todo se centra a acciones de causa y efecto. 

• Desde los 8 años en adelante, los niños empiezan a explorar su capacidad de abstracción y por esta razón es a esta edad cuando aumenta el nivel de complejidad de las tareas y de las clases en los colegios. La tecnología en este punto les permite a los niños acceder de forma más sencilla a tutoriales, juegos, programación didáctica, contenidos, y en general, respuestas a varias de sus inquietudes.

Durante todas las etapas anteriormente mencionadas es necesario que exista un acompañamiento constante de los padres. Es por eso que el doctor Espinoza es enfático al afirmar que “es importante que las pautas, tanto en el colegio como en el hogar, las dicten los adultos. Si el papá o la mamá dicen que son 15 minutos de juego en el computador, deben ser 15 y no 16, esto desarrolla entre otras cosas, un principio de autoridad y de límites, valores que nuestros hijos necesitarán a lo largo de la vida”.