Marcha de odios y amores

Por : Lola Portela.-

En este día de odio y amores los uribistas y los santistas podrán tomarle el pulso a la opinión, saber si las encuestas sobre la guerra y la paz son en verdad lo que parecen, de cara a un probable plebiscito. ¿Lloverá? Este sábado sabremos si esa marcha tan esperada por quienes sólo deseamos una gobernabilidad sin odios y amores… Sino donde los corruptos paguen por sus robos, donde haya justicia, porque queremos un país donde tanto la educación, como la salud no sean un privilegio, sino se respete el derecho establecido y ganado mediante los Derechos Humanos Universales.

Un país donde sea posible soñar con que nuestros nietos sabrán que Colombia TUVO grupos guerrilleros, paramilitares y narcotráficantes, pero que eso es pasado e história. Los colombianos deseabamos marchar para manifestar y gritar por las inconformidades contenidas durante años… pero está visto que ahora es una estrategia de Santos para que no le den tan duro, de Uribe para sentir que aún manda y tiene poder y de los narcos, ahora organizados, quienes obligando al paro, evidencian su dominio y la indudable falta de gobierno y presencia del mismo.

Mi sueño sí es la paz, pero confirmo que la guerra es un gran negocio y aunque soy optimista, hoy mi mente se torna gris, como este día bogotano, pues veo una Colombia más dividida que nunca. Y lo peor con territorialidad propia: la costa, al norte, de los paramilitares y narcotraficantes, al oriente el ELN, al occidente y centro las FARC. Y no sabemos qué otros grupos, de odios y amores, aún no son visibles. Marchar o no marchar hoy es lo mismo. Colombia cuánto me dueles.