Mayor velocidad del procesador no garantiza mejor rendimiento del celular

Por: Amikam Yalovetzky.—

Los usuarios de teléfonos móviles de hoy en día buscan que sus dispositivos les ofrezcan cada vez mayores servicios parecidos a los que puede ofrecer un laptop o un computador. Es decir, que cuenten con la posibilidad de conectarse a diferentes redes, permitan ver de manera sencilla el correo, descargar archivos, fotos, música, juegos, videos, navegar en internet y navegar por GPS entre otras funcionalidades.

Pero hay una gran diferencia que es importante mencionar. En un computador hay espacio para los diferentes componentes, en el teléfono hay limitación de espacio, todo debe estar comprimido e integrado. Todo dispositivo electrónico se calienta, por su parte, el computador cuenta con ventiladores y orificios que permiten que el calor salga y mantenga una temperatura apropiada para su funcionamiento, pero ¿qué ocurre en un teléfono móvil que no cuenta con ventiladores u orificios?.

Es aquí donde se deben tener en cuenta dos cosas importantes que pueden llegar a definir si un teléfono móvil es bueno o no, más allá de su diseño estético, tamaño de cámaras, de pantalla, color u otra característica relacionada con la apariencia o el precio.

Comencemos a desmentir mitos, el primero de ellos, “entre más rápido el procesador, mejor el dispositivo”. La velocidad del procesador es importante pero esto no quiere decir que una mayor velocidad garantiza un mejor rendimiento del teléfono. Para demostrar esto voy a explicarlo con un ejemplo del día a día. Un atleta de 100 metros tiene una velocidad muy alta pero no la puede mantener durante un largo recorrido, es decir que no puede correr una maratón a esa misma velocidad, no le da el corazón, ni la respiración; después del extremo esfuerzo de correr 100 metros tan rápido necesita descansar para recuperar el aliento y que su ritmo cardiaco vuelva a la normalidad.

Esto es lo mismo que ocurre con un teléfono celular, aunque el procesador tenga una velocidad muy alta no puede funcionar a lo largo de todo el día en esa potencia por que se quema. La única manera en la que puede enfriarse un teléfono es disminuyendo la velocidad del procesador. Tal cual como lo debe hacer el atleta de 100 metros.

Es en este punto dónde debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Prefiero tener una velocidad alta del procesador, por ejemplo 1.7GHZ por una hora o una velocidad buena de 1.2GHZ durante todo el día?.

(*) Gerente de Ventas Senior de MediaTek para Latinoamérica