Supersociedades sólo recuperó el 65% de la inversión

La Superintendencia de Sociedades, culminó el proceso de liquidación de Interbolsa S.A. (sociedad matriz del Grupo Interbolsa), con la recuperación del 65,05% del valor invertido.

Los inversionistas que invirtieron alrededor de $90.000 millones en títulos TEC en Luxemburgo cuentan hoy con una fiducia a la que se le trasladaron activos por $58.835 millones, representados en participaciones en Easy Fly, Metrolínea, Bolsa de Valores de Colombia y Fabricato, entre otros.

 “Entre los activos recuperados y transferidos a la fiducia se encuentran títulos de depósito judicial por $9.827 millones, inversiones en renta variable por $11.752 millones, inversiones en renta fija por $36.948 millones y muebles y enseres por $306 millones”, explicó el superintendente Francisco Reyes Villamizar.

De igual forma, se logró pagar el 85% de las deudas laborales, agregó Reyes Villamizar, quien destacó en este proceso la gestión de autoridades diplomáticas, tanto en la Cancillería colombiana, como en el Gran Ducado de Luxemburgo.

A la liquidación de Interbolsa S.A. se presentaron 728 acreedores, de los cuales 217 fueron graduados y calificados, mientras que 511 fueron rechazados.

Dentro de los créditos rechazados se encuentran los 328 inversionistas de títulos TEC, emitidos por Interbolsa Holdco Company, que no fueron reconocidos en la graduación toda vez que no son acreedores directos de la sociedad.

 “A la luz de la Ley 1116 de 2006, se excluyó de la masa de acreedores dicha emisión, que en pesos colombianos fue de $90.428 millones, debido a que las normas de insolvencia no aplican sobre operaciones que hagan parte del mercado de valores nacional o extranjero”, añadió el superintendente.

 A lo largo del proceso liquidatorio, fue posible recuperar bienes por $58.835 millones, que serán devueltos a los inversionistas, por medio de una fiducia, que fue constituida en Fiduciaria Popular para hacer efectivo este pago.

El trámite de liquidación judicial de los bienes de Interbolsa S.A. inició en enero de 2013, con la expedición del Auto 430-000043, mediante el cual se decretó, además, el embargo y secuestro de todos los bienes, haberes y derechos de propiedad de la sociedad.

 “La Superintendencia se concentró en la recuperación de los recursos de inversionistas y los trabajadores”, concluyó Francisco Reyes Villamizar.