El Bronx, preguntas pendientes

Por: Ricardo Galán.—

Increíble que a unas pocas cuadras de la Casa de Nariño y de la Alcaldía de Bogotá. A pocos metros del Comando de la Policía Metropolitana de Bogotá y Medicina Legal y en límites con un Batallón del Ejército de haya dejado prosperar semejante nido de crimen y vicio.

¿Cómo explicar que, en pleno Centro de Bogotá, se haya dejado crecer durante años ese nido de ratas y narcotráfico en donde se violaban todos los derechos humanos, según el Defensor del Pueblo?

¿Cómo explicar que junto al Comando de la Policía Metropolitana de Bogotá criminales sin Dios, ni ley escondieran secuestrados, torturaran, despedazarán y picarán gente en la más completa impunidad?

¿Cómo es eso de que hace un año los capos del Bronx secuestraron y torturaron durante días a dos agentes del CTI, el Cuerpo de Investigación de la Fiscalía, y sólo hasta ahora se viene a saber?

¿Cómo así que en Bogotá también funcionan a la vista de todo el mundo, las inverosímiles “Casas de Pique” que creíamos eran una salvajada exclusiva de la mafia que manda en Buenaventura?

¿Cómo así que el Estado no puede someter a esos adictos y menesterosos a tratamientos médicos y psiquiátricos si ellos no los solicitan? ¿Acaso no son una amenaza o un peligro para la sociedad?

¿Quién les sopló a los capos del Bronx -acaso sus vecinos policías- sobre la ofensiva del gobierno de Bogotá en la madrugada del sábado para que no haya caído ni uno sólo de ellos o sus escoltas?

¿Por qué no hay capturado ni un solo capo, Jíbaro, escolta, torturador o secuestrador?

¿En dónde está el bazuco, la cocaína, la marihuana y  demás alucinógenos que allí se vendían, según nos informan? No apareció ni un gramo?

¿Y en dónde están los millones de pesos que se movían en El Bronx, según los informes de prensa?

¿Cómo así que “el gancho mosco (una de las estructuras de venta de droga golpeadas en el operativo) está induciendo a habitantes de calle para que generen disturbios y ataquen a la fuerza pública con la intención de recuperar el Bronx, a pesar de que el Bronx está protegido y acordonado. Les están dando droga, comida e incluso ropa. También les llevaron botellas de gasolina con mechas para que lanzaran bombas molotov a la Policía”, según el subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía y la Policía no se da por enterada?

¿En dónde están los perros? Los que siempre acompañan a los indigentes y los que supuestamente eran usados para torturar a los secuestrados y arrojarles restos humanos? ¿Por qué no hay rastro de ellos?

¿Quienes son los verdaderos dueños de todas esas casas y edificios convertidos en una de las ollas más grandes del narcotráfico en pleno Centro de Bogotá? ¿Qué responsabilidad les cabe por permitir que sus propiedades sean usadas por narcotraficantes, secuestradores y torturadores? ¿Cobraban arriendo? Son propiedad de la mafia? ¿O, de pronto son propiedades del Distrito que las abandonó?

¿Quienes son los capos del Bronx? Cómo se llaman? Cuales son sus alías? Cómo son sus caras? ¿Por qué no hay nombres, alias, fotos o videos? ¿Los están buscando? ¿Por qué no hay ofrecimiento de recompensas o alguna señal de que el Estado los quiere perseguir?

¿Cuando caerán los capos del Bronx en poder de la Justicia?

O, como ocurrió en el Cartucho, nos vamos a quedar sólo en la estigmatización y dispersión de los adictos y la invisibilidad de los mafiosos?

Preguntas pendientes. En el Bronx hay muchos cabos sueltos. Muchas historias por contar.

https://www.spreaker.com/embed/player/standard?episode_id=8658459&autoplay=false